LAS CALLES DEL CASCO HISTÓRICO DE TOLEDO. MICROHISTORIAS

26.06.2020 

ABDÓN DE PAZ, Plaza de

Popularmente llamada de la  Cabeza porque en ella se expuso la de un Alguacil Mayor de la ciudad ejecutado, por orden real, en el siglo XIII. Incluye esta plaza la imponente portada del antiguo palacio del Canónigo Obrero, trazado por José Hernández Sierra en 1760. Este palacio ha tenido distintos usos, entre 1889 y 1936 albergó la sede de la Normal de Maestros y en los años sesenta del siglo XX un hogar de ancianos. En la actualidad pertenece a la Diputación Provincial de Toledo sin uso conocido. El actual nombre data de 1898 que se cambió para honrar al escritor de Polán, Abdón de Paz, que había vivido en esta plaza en su época de estudiante (Fuente: Historia de las Calles de Toledo. Julio Porres Martín-Cleto).



ABOGADO, Callejón del 

Callejón del Abogado. Anteriormente llamada callejón de Corvera. Hoy sin salida pero que con anterioridad llegaba hasta la actual calle Carmelitas Descalzos, pero fue absorbido en parte por una finca que quizá tenía un cobertizo sobre el propio callejón quedándose sin salida (fuente Toledo y sus calles de Julio Porres Martín-Cleto). En el primer piso de una de las viviendas hay una tabica originaria de entre los siglos X-XI en la que se puede leer en escritura cúfica "el que sabe la magia". Vestigios judíos fuera de su barrio natural.

ADABAQUINES, Callejón 

Callejón de Adabaquines. Derivada la denominación del árabe "al-Dabbagin", curtidores. Une la plaza de la Retama y la plaza de los Tintes, lugar esta última de residencia habitual de Miguel de Cervantes en sus estancias en Toledo. Casi a orillas del río Tajo, lugar habitual dónde se establecían tradicionalmente los curtidores y tintoreros.

AGUILA, Cuesta del 

Cuesta del Águila. Vía que comunica la plaza de San Agustín con la calle Nuñez de Arce. Esta calle, según cuenta Julio Porres en su Historia de las Calles de Toledo, se prolongaba hasta la plaza de Zocodover por la que hoy se llama calle de la Sillería. El nombre podría venir de la existencia en la zona de la Posada del Águila hasta finales del siglo XIX o del nombre del hijo del rey visigodo Witiza, Aquila, vecino de Toledo.

AGUSTÍN MORETO, Cuesta de

Cuesta de Agustín Moreto. Pequeña calle en cuesta, con escalones y sin salida. Llamada con anterioridad callejón del Refugio y callejón de Alfileritos. Esta cuesta sale de la calle de los Alfileritos dónde estuvo el Refugio y Hospital de San Nicolás, una institución para cuidar a pobres y abandonados, dónde recaló en 1657 Agustín Moreto como beneficiario. Agustín Moreto también fue un dramaturgo del siglo de oro, perteneciente a la llamada "escuela de Calderón". Murió en nuestra ciudad el año 1669. Desde 1916 tiene esta cuesta su nombre.

AIROSAS, Calle de las 

Calle de las Airosas. El nombre parece ser que viene de la existencia en la vía de casas "non sanctas". Hasta 1932 había dos ramales de la misma calle que la gente conocía como Airosas Altas y Airosas Bajas. La piqueta para abrir un hueco en la muralla y poder así aliviar el creciente tráfico rodado que atravesaba la puerta de Bisagra, tuvo igualmente que  derribar unas cuantas casas, lo que hizo desaparecer una de estas calles. La que sobrevivió lo hizo con el nombre genérico de calle de las Airosas (Fuente: Historia de las Calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto). 

ALAMILLOS DEL TRÁNSITO,  Calle de

Calle de Alamillos del Tránsito. Une la plaza del Conde con el paseo del Tránsito. El nombre puede ser literal por la presencia en su momento de álamos. El nombre es este al menos desde hace más de dos siglos y medio. A parte o a algún espacio aledaño se le llamó plaza de los Alamillos y también con anterioridad plaza del Marqués por la presencia en su momento del palacio del marqués de Villena (fuente Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto).


ALARIFE, Callejón del 

Callejón del Alarife. Callejón sin salida que ha tenido distintos nombres y que en tiempos la tenía a la altura del Taller del Moro en la calle homónima. Alarife, palabra de origen árabe para referirse a arquitectos, maestros de obras e incluso albañiles. Este espacio está dedicado desde 2017 al obrador Santo Tomé en su 160 cumpleaños.

ALCAHOZ, Callejón del
Callejón del Alcahoz, el nombre de alcahoz, arcaduz, arcadoz, del árabe al-gadusse, deriva de conducciones de agua o tubos para sacar el preciado líquido de los pozos y aljibes que debían ser muy numerosos en este callejón y alrededores que va de la cuesta de San Justo a la de la Prensa de San Lorenzo. Es una de las vías más largas de la ciudad de Toledo. Anteriormente llamada esta vía calle de Munárriz por el apellido de Andrés de Munárriz, Capiscol y Obrero Mayor de la Catedral de la época en que se fundió la llamada "campana gorda" por lo que adquirió celebridad.

ALFILERITOS, Calle de 

Calle de Alfileritos. Antes llamada calle del Refugio. De la plaza de San Nicolás a la plaza de San Vicente pasando por la hornacina de la Virgen Mater Dolorosa, renombrada popularmente como Virgen de "Los Alfileritos" fruto de una de las innumerables leyendas toledanas. Muchas referencias cristianas pero curiosamente calle, que para ser de Toledo, en la que no hay ni iglesias, ni conventos ni monasterios, sólo caserones señoriales que se suceden a lo largo de la calle. Calle larga y retorcida que le da el auténtico carácter de calle toledana tradicional.




ALFONSO VI, Calle de 

Calle Alfonso VI, de la plaza de la Estrella a la Puerta de Alfonso VI o de Bisagra Vieja. Esta puerta es lo único que queda de la muralla árabe del siglo IX. Por esta puerta dice la tradición que entró el rey Alfonso VI en la ciudad en el año 1085 tras llegar a un acuerdo con el rey musulmán Yahia-al-Cadir. Estuvo tapiada durante mucho tiempo  tras abrirse la Puerta de Bisagra en época del rey  Carlos I. 

ALFONSO X EL SABIO, Calle de

Calle Alfonso X El Sabio. Rey toledano nacido en los Alcázares Reales en lo que hoy es el Paseo del Miradero. Por esta calle discurre parte de una cloaca de tiempos de la presencia del imperio romano en #Toledo. Se trata de una galería de una media de 65 cm. de ancho por 162 cm. de alto. Hoy por hoy no se puede visitar por su difícil accesibilidad. Toda la zona tiene numerosos restos romanos, también bajo el edificio de la delegación del ministerio de Hacienda. Abajo una cloaca oscura, en la superficie infinidad de balcones y miradores para dar luz a las viviendas.

ALFONSO XII, Calle de

Calle en la que recientemente bajo una de sus edificaciones se ha encontrado una mina de agua en una oscura cueva excavada en roca viva apuntalada con un potente arco de ladrillo que carga la bóveda rocosa así como un tabique, a modo de represa de la propia mina de agua. Fuente: Consorcio de #Toledo. En esta calle se encuentra en su número 3 un edificio construido en 1593 como indica la inscripción que todavía está sobre su puerta y que fue destinado para utilizarlo como cárcel para "gente honrada".

ALJIBES, Calle de los 

Calle de los Aljibes. De la confluencia de la calles de las Tendillas y de la  Merced a la calle Buzones y la plaza de Santo Domingo el Real. Calle con diversas casas con los típicos patios toledanos con fuentes y brocales en los correspondientes aljibes. Dos de esos aljibes repartían agua entre gente necesitada. Una de esas casas sigue con esa vocación de ayuda y es hoy un albergue para personas sin hogar. Este albergue lleva el nombre del Cardenal Marcelo González Martín al que está dedicada esta calle desde 2005. Haciendo esquina con la plaza de Santo Domingo el Real hay un fantástico guardacantón del que sabemos su fecha de instalación ya que está grabada en su parte alta, 1787.

ALJIBILLO, Calle y travesía

Calle y travesía del Aljibillo. La calle aún conserva un antiguo rótulo de "Arxivillo". Vías que arrancan ambas de la calle Alfonso XII para desembocar en la plaza de Valdecaleros la primera y en la calle de Santo Tomé la segunda. Ambas cuentan con unos impresionantes guarda ejes, tradicionales en la ciudad, el de la travesía situado estratégicamente para favorecer el giro de los carruajes en la fachada lateral del antiguo Colegio Mayor de San Bernardino (hoy sala de fiestas y /o discoteca) fundado en el siglo XVI.

AMADOR DE LOS RÍOS, Plaza de

Plaza Amador de los Ríos. Centro del entramado subterráneo de galerías abovedadas, conductos y salas, seguramente pertenecientes al complejo de termas romanas datadas entre el siglo I y el IV. En la superficie el recientemente restaurado oratorio de San Felipe Neri, capilla que formaba parte de la parroquia de San Juan Bautista, derribada en el siglo XVIII, cuyo solar resultante es la actual plaza. También llamada de "Los Postes" ya que se colocaron tras el derribo unos postes marcando dónde se encontraba el altar mayor de la parroquia. Amador de los Ríos fue arquitecto municipal en Toledo.

ANAYA, Callejón de 

Callejón de Anaya. Callejón sin salida de no más de 15 metros de longitud, situado en la cuesta de Santa Leocadia. Según cuenta Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo puede venir bien de la "viuda de Anaya", vecino seguramente popular que residía en ella, o bien del obispo de Cuenca, don Diego de Anaya que tenía casa en las inmediaciones de este lugar. Durante un tiempo este callejón se llamó del Carbón.

ANGEL, Calle del 

Calle con hornacina con ángel gótico que da nombre a la calle. En ella también hay unos baños árabes del siglo X. El cobertizo existente en la calle une el edificio del colegio del Servicio Doméstico y el edificio que compraron al otro lado de la calle a la congregación de Terciarias Franciscanas de la Divina Pastora cuando estas se trasladaron a la plaza del Juego de Pelota.

ARCO DE PALACIO, Calle del

Calle del Arco de Palacio. Toma el nombre del arco que une el palacio arzobispal con la catedral. El actual data del siglo XVII construído tras el incendio del anterior del siglo XV. Esta calle a partir de 1931 durante la II República española se llamaba con el desafiante nombre de calle de Carlos Marx. Calle sin vecinos sin sotana y por la que casi siempre corre el aire.

ARQUILLO, Travesía del 

Travesía del Arquillo. Adarve defensivo. Unía los barrios de la Assuica y del Alacava con la judería mayor, en la zona dónde estuvo situada la sinagoga del Sofer, escriba en hebreo, de la que se tienen noticias desde el siglo XIV si bien se la podría datar al menos un siglo antes, hoy sólo quedan restos bajo una cubierta de madera que conforma la plaza bajo la que  está, plaza del Sofer. El arco de esta travesía es conocido como "El arco del judío" y el que podemos contemplar hoy en día no es el original de la Edad Media.

AVE MARÍA, Calle del 

Calle del Ave María. De la calle del Pozo Amargo a la calle del Plegadero. Lleva este nombre desde el siglo XVIII en honor del que fuera vecino de esta calle (no hay pruebas documentales de ello), Hernán Pérez de Pulgar y la leyenda o hazaña que se le atribuye de colocar un cartel con el Ave María en la puerta de la mezquita mayor de Granada siendo esta todavía regida por el rey Boabdil. Más detalles en la web de la Real Academia de la Historia:

https://dbe.rah.es/biografias/5473/hernan-perez-del-pulgar


AYUNTAMIENTO, Pasadizo del

Pasadizo del Ayuntamiento. Conocido durante muchos años como "Pasadizo de Balaguer" por la existencia de un negocio de ropa y muebles usados cuyo propietario se apellidaba Balaguer, negocio ya cerrado. Pasadizo y cobertizo también, ya que en parte está construido formando uno que en tiempos fue de los más largos de la ciudad, hoy solo queda un pequeño tramo. Une la plaza del Consistorio con la calle de la Ciudad. En la actualidad la práctica totalidad de los edificios que lo conforman son propiedad del Ayuntamiento de Toledo.


BARCO, Calle y Bajada del

Calle y  bajada del Barco, ambas formando parte de la vaguada natural que daba acceso directo al río, vías tan antiguas como la propia ciudad. Las separa la plaza del Colegio de Infantes o de la popularmente llamada de la Bellota y el propio antiguo colegio de Infantes (Colegio Nuestra Señora de los Infantes) para desembocar la bajada en el paseo del Barco Pasaje. En toda la zona hay restos de cloacas tanto romanas como medievales. Estas dos vías tienen una pendiente muy importante que ha llevado a instalar en algún tramo un pasamanos para facilitar el acceso de muchos peatones con movilidad reducida, aquí me acuerdo de mi madre que durante muchos años se apoyó en el instalado en el primer tramo de la calle del Barco para transitar por ella.

La calle fue denominada desde 1924 como Calle de Mauricio Barrés aunque en la actualidad ha recuperado su nombre de calle del Barco ya que la ciudadanía toledana no dejó de llamarla así, pero sigue estando dedicada al escritor francés y mantiene la dedicatoria a Mauricio Barrés, Maurice Barrès en francés.

Al acto de homenaje para dedicar la calle al escritor asistieron entre muchos Gregorio Marañón, Zuloaga, Azorín, Aguilar, Ortega, D'Ors, Pérez de Ayala y el novelista francés René Bazin.

Entre los números 20-24 de la calle sitúan el periodista y escritor Mariano Calvo y el urbanista medieval Jean Passini la vivienda habitual del posible autor del Lazarillo de Tormes, Sebastián de Horozco.

A la altura de la Bajada del Barco nº 5 recientemente se han hecho dos hallazgos, dos alcantarillas, una romana y otra medieval. Documentadas por el Consorcio de Toledo en:

Alcantarillas romana y medieval en la calle del Barco nº 5 - Consorcio de la Ciudad de Toledo (consorciotoledo.com)



BARRIO REY, Calle, Plaza y Travesía

Calle, plaza y travesía de Barrio Rey. Espacios de los más céntricos de la ciudad, junto a la emblemática plaza de Zocodover. Dice la tradición que deben su nombre a que una vez que Alfonso VI toma posesión de la ciudad, se reservó la propiedad de estos espacios y por tanto pasaron a ser el barrio del rey. Se reserva estos espacios que habían pertenecido al rey musulmán de la ciudad por lo que anteriormente eran conocidos como "Barrio del Sultán". Recientemente en este espacio, en el transcurso de una obra en uno de sus edificios se descubrió un revoco de principios del siglo XIX, un colorido fresco único y excepcional, con unos trampantojos lineales imitando molduras, ventanas y balcones. Espacio ocupado tradicionalmente por hoteles, bares y restaurantes, en mi juventud olor a huevos rellenos, calamares rebozados y mollejas a la plancha.

La plaza y la calle durante la II República tuvieron el nombre de plaza y calle de Emilio Castelar. En 1936 retomaron su denominación actual.


BECQUER, Calle de los

Calle de los Becquer. Como dijo el poeta, estrecha, torcida y oscura. Conocida tradicionalmente como calle de La Lechuga. Le da nombre la estancia, corta y en una pensión según Julio Porres Martín-Cleto, de los hermanos Becquer, Gustavo Adolfo y Valeriano, cuando llegaron por primera vez a la ciudad de Toledo en torno a 1857. El cambio de nombre fue impulsado por el amante de la obra de Becquer y director del Instituto y catedrático de Física y Química, Ventura Reyes y Prósper y con el beneplácito de los vecinos de la calle.


BENITAS, Callejón de las 

Callejón de las Benitas. Antes llamado de los Muertos, nombre que recibieron varias vías a lo largo de la historia de la ciudad. Hoy solo mantiene ese nombre la que rodea la iglesia de San Andrés. Le da el nombre actual la presencia del llamado convento de las Benitas, fundado como colegio de beatas y ocupado, hasta su cierre definitivo el 22 de marzo de 2019 tras más de cinco siglos de vida, por monjas que se acogieron a la orden Benedictina en el siglo XVII. Como curiosidad reseñar, como recoge Julio Porres en su Historia de las calles de Toledo, la existencia bajo la calle de un subterráneo que comunica el convento con la casa sita en la acera opuesta y que en su momento formaba parte del propio convento. 

BISBIS,  Cuesta de

Cuesta de Bisbis. El origen del nombre es la derivación de Belvís (apellido de comerciante que vivía en la vía), Vilvís (nombre usado hacia 1766), Bilbís 8nombre con el que se rotula en 1855) y finalmente Bisbis (como aparece en el callejero oficial tal vez por error de redacción o de pronunciación). (fuente: Historia de las Calles de Toledo). Une la calle Hospedería de San Bernardo con la calle del Ángel.

BODEGONES, Callejón de 

Callejón de Bodegones. Comunica la calle de Santo Tomé con la plaza de Valdecaleros en plena judería toledana. Sin lugar a dudas el nombre debe hacer referencia a la presencia de múltiples establecimientos de bebidas en este lugar. El cartel informativo reseña la frecuente presencia del poeta Francisco de Quevedo en esta vía. 

Anteriormente tuvo el nombre de calle del Abecedario, por pertenecer la casi totalidad de sus casas a la "Memoria del Abecedario" fundada con fines educativos en la parroquia de Santo Tomé. Así sus casas no estaban marcadas con números sino con letras ordenadas alfabéticamente. (Fuente: Historia de las Calles de Toledo. Julio Porres Martín-Cleto).

BULAS, Calle de las

Calle de las Bulas. Se llama así porque en sus proximidades estuvo la imprenta donde se hacían las bulas de la Santa Cruzada, en el convento de San Pedro Mártir. Son los documentos más antiguos conocidos impresos en Toledo. Calle larga y retorcida como pocas. La casa más notable en esta calle es un antiguo palacio mudéjar-plateresco llamado Casa de la Cadena, poseedora de un magnífico patio y mucha historia, la más reciente de 1975 a 2011 albergó el Museo de Arte contemporáneo con una selección de pinturas y esculturas de artistas toledanos o de temática toledana.

BUZONES, Calle de los

Calle de los Buzones, dos paredes muy altas y una gran cruz de madera en una de ellas que nos indica que , aunque no haya otra señal, es un edificio religioso, este lo es. Cruces como esta hay muchas en las calles del casco histórico de Toledo, casi siempre señalando la situación de un altar mayor de una iglesia o una capilla de importancia que así se ha querido señalar. Culmina la calle un pequeño ensanchamiento triangular que en 1776 llamaban "plazuela de la Sra. Roxivala"

"Su nombre parece derivarse de los seis registros subterráneos o aljibes que afloran en su pavimento, entre el convento de Santo Domingo el Real  y el de las Capuchinas" Julio Porres en su Historia de las calles de Toledo.


CADENAS, Calle de las

Calle de las Cadenas. Calle que acoge la parroquia de San Nicolás de Bari y que también acoge al que fuera edificio del Banco de España. El banco tenía su entrada en esta calle hasta 1954 cuando se inauguró el nuevo edificio remodelado, pero ya con la entrada principal por la calle Nueva. La iglesia de San Nicolás de Bari es una reconstrucción de estilo barroco realizada en el siglo XVIII del templo que se supone estaba en la misma ubicación desde el siglo XVI.

En el número 5 de la calle, dónde radica Oasis Hostels, antiguo Hotel Imperio, hay una de las mejores salas de vistas de la ciudad. Tiene la singularidad de un emboquillado de tejas al modo segoviano, poco habitual en Toledo .

Su denominación antigua era la de "Tendillas de San Nicolás". En 1615 existía un mesón llamado de "la cadena" de dónde puede venir el nombre que ha permanecido en el tiempo a pesar que durante un espacio de tiempo desde 1864 se denominó junto a la actual Núñez de Arce, calle de San Nicolás, para con posterioridad volver a llamarse como actualmente al dedicar el tramo desde la plaza de San Nicolás a la calle Venancio González, al poeta romántico Núñez de Arce.
Julio Porres en su "Historia de las calles de Toledo":
"Anotaremos por último, que, según Moraleda, el 17 de agosto de 1900 se dedicó esta calle a Garcilaso de la Vega. Tal dedicación fue motivada por la devolución a Toledo en tal fecha de los reestos del poeta, desde el frustrado Panteón Nacional de Hombres Ilustres, a donde se habían llevado en 1869. En 1916 cayó el Ayuntamiento en la cuenta de que ya se llamaba de Garcilaso a la calle afluente a la plaza de Padilla, con más razón que ésta de las Cadenas, ya que en aquella estuvo la casa natal del fiel amigo de Carlos V. Por ello, al dedicar a Núñez de Arce el resto de la calle hasta el Miradero, se restituyó a este tramo su nombre tradicional de Cadenas".

CALANDRAJAS, Cuesta  

Cuesta Calandrajas.  Cuesta escalonada que salva el gran desnivel entre la calle del Pintor Matías Moreno y el paseo Virgen de Gracia. Calandraja, que no recoge el diccionario de la RAE podría hacer referencia al nombre de un dulce, a u pedazo de tela o a un misterio relacionado con el santo Grial.

CAMPANA, Calle y travesía de la 

Calle y travesía de la Campana. Vías encuadradas en la antigua judería toledana que arrancan de la calle de Santo Tomé. Y relacionado con la campana de la iglesia de Santo Tomé, la revolución comunera y un accidente es el nombre de estas dos calles toledanas, como cuenta Julio Porres en su libro Historia de las calles de Toledo volumen 1. Información recogida en el blog Toledo Curioso:

https://toledocurioso.blogspot.com/2015/11/por-que-se-llama-calle-de-la-campana.html

En esta calle vivió el maestro Cebrián, autor de la música del himno oficial de la ciudad de Toledo. 

CAN, Cuesta del 

Cuesta del Can. Nombre abreviado de cuesta Espinar del Can, como se llamaba antiguamente aplicado al lomo o cresta natural del terreno, al cerro. Es otra de esas potentes cuestas cercanas a la zona del Alcázar que podría hacer referencia en su nombre a los caballeros templarios, pues parece que estaban ubicados por este barrio y teniendo como referencia la iglesia de San Miguel.

CANDELARIA, Cuesta de  la

Cuesta de la Candelaria. Debe su nombre a la existencia durante el siglo XVI en esta  calle de un hospital con ese nombre de la Candelaria. Con el paso de los años fue perdiendo importancia para a principios del siglo XVII,  y ya siendo un simple hospedaje de pobres, ser abandonado por la corporación piadosa que lo atendía, seguramente por falta de recursos. Calle que une la de las Recogidas con el paseo de San Lucas que durante décadas fue un derrumbadero o rodadero en el que se vertían toda clase de escombros y residuos de diverso origen. Toda esta zona sufrió una importante remodelación  y mejora desde 1921 cuando se esbozan las primeras líneas de lo que sería la circunvalación interior del casco histórico. Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto.

CAÑOS DE ORO, Calle y travesía

Calle y travesía Caños de Oro. Una sola calle con dos tramos que cambian de nombre y pasan de calle a travesía. Además un pequeño adarve sin salida. Todos con la denominación Caños de Oro. Desde el siglo XV, al menos, tenían estas vías esta denominación. El porqué es más difícil de saber, la leyenda lo relaciona al estar en plena judería con la proximidad de la vivienda de Samuel Leví y su supuesto magnífico tesoro. Unen las calles Hospedería de San Bernardo y la del Ángel.

CAPRICHO, Callejón del 

Callejón del Capricho. Une el paseo de Cabestreros con la plaza de Andaque. Semi-integrada en la senda ecológica que bordea el río Tajo. Destaca la fachada de una de sus casas con un llamativo arco conopial.

CAPUCHINAS,  Plaza de las 

Plaza de las Capuchinas. Le da el nombre el convento de clarisas capuchinas fundado en 1632 que preside la plaza y que es uno de los más "ricos" artísticamente hablando de la ciudad de Toledo, si es que queda algo dentro, ya que la última congregación que lo ocupó se trasladó a principios de 2019 a otro situado unos cientos de metros más abajo siguiendo la pendiente de la calle en sentido descendente y hay desconocimiento sobre lo que han trasladado y lo que no. El edificio ha estado ocupado desde su apertura por distintas congregaciones capuchinas y carmelitas. Es el tercer convento de la ciudad que echa el cierre en los últimos cinco años.

CAPUCHINOS, Cuesta de los 

Cuesta de los Capuchinos. Calle con la imponente presencia del alcázar toledano. Vía que en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica recuperó, al serle retirado el de calle General Moscardó, su antiguo nombre de cuesta de Capuchinos. Nombre que tenía por la presencia en la misma desde el siglo XVII del convento de Capuchinos. Se cuenta de manera fantástica la historia de este convento en:    

https://toledoolvidado.blogspot.com/search/?q=capuchinos


CARCEL DEL VICARIO, Calle 

Calle Cárcel del Vicario. Nueva denominación del que hasta el siglo XXI se llamaba callejón del Vicario y en el siglo XV adarve de los Canónigos. La referencia al Vicario o Cárcel del Vicario es consecuencia de la existencia durante siglos de una cárcel para recluir a ordenados que delinquieran, al menos desde 1380 y hasta 1880. El centro penitenciario tuvo a lo largo de los siglos distintas denominaciones, cárcel "del Arzobispo", "de la Corona" o "Arzobispal". Calle o callejón retorcido con un gran desnivel que va de la calle Cardenal Cisneros a la bajada del Colegio de Infantes.

CARDENAL CISNEROS, Calle del

Calle del Cardenal Cisneros o calle de la Puerta Llana como es conocida por buena parte de los toledanos y toledanas al tener la única puerta de la Catedral a nivel del solado interior del templo y por la que sale el cortejo de la procesión del Corpus. Esta puerta fue remodelada en 1800 en estilo neoclásico. En esta calle también está la puerta de la Alegría de la Catedral, conocida por “la puerta de Los Leones” al formar estos animales de manera importante parte de la decoración de la misma.
Esta calle se llamaba en el siglo XVI calle del Deán debido a tener en ella su residencia oficial el deán de la catedral en el edificio situado en la esquina con la plaza del Ayuntamiento, desamortizado en 1855, comprado luego por el Ayuntamiento y cedido al Estado junto con otras casas colindantes en 1951, edificándose con posterioridad en este espacio el Palacio de Justicia provincial. Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto. 

CARDENAL LORENZANA, Calle del

Calle del Cardenal Lorenzana. Da nombre a esta calle el impresionante edificio de estilo neoclásico que ocupa toda la calle en una de sus aceras, mandado construir en 1795 por el Cardenal Francisco Antonio de Lorenzana para albergar la Universidad de Santa Catalina de Toledo. Construido sobre los terrenos de los locales desamortizados del Santo Oficio. Desde entonces siempre ha sido un centro vinculado a la educación. No en vano durante mucho tiempo al edificio se le conoció como "el instituto" y a la calle como "calle del Instituto". La presencia en el siglo XVI del local del Santo Oficio la bautizó con el nombre de calle de la Inquisición. Desde la construcción del edificio de Lorenzana se empezó a conocer esta calle con el nombre de calle de la Universidad, nombre que mantuvo hasta 1898 que adquirió su actual nombre por decisión del Ayuntamiento. Fuente:  la obra de Julio Porres Historia de las calles de Toledo.



CARMELITAS DESCALZAS, Calle de 

Calle de Carmelitas Descalzas. Calle corta que va de la plaza de Santa Teresa de Jesús a la plaza de San Juan de los Reyes en la parte que da a la puerta del Cambrón. El cambrón es un arbusto espinoso que crecía en la zona dónde está ubicada esta puerta que era la entrada noroeste de la ciudad y que daba acceso a la antigua judería toledana. La parte derecha de la calle en sentido hacia la puerta del Cambrón está ocupada por la casa dónde fue asesinado el poeta toledano Baltasar Elisio de Medinilla el 30 de agosto de 1620. De este suceso se conocen gran cantidad de detalles por la narración que hace la superiora del convento de Carmelitas Descalzas (situado frente a la casa dónde se produjeron los hechos) en una carta que envía a su homóloga del convento de Santa Ana de Madrid y que fue publicada en 1920 por fray Gerardo de San Juan de la Cruz en un boletín de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo:  

https://realacademiatoledo.es/wp-content/uploads/2013/05/files_toletum_1006_01.pdf

CARMELITAS DESCALZOS, Calle, plaza y cuesta de

Plaza, calle y cuesta de Carmelitas Descalzos. Les da el nombre el convento de Carmelitas Descalzos, ubicada la portada de su iglesia en la plaza, construido en la mitad del siglo XVII. En la plaza se encuentra también la llamada Casa de Gaitán, típica casa toledana del siglo XVI con patio, antigua residencia del Conde de Valdivielso y hoy totalmente restaurada. 

La cuesta está entre las tres o cuatro más empinadas de la ciudad. En el mes de enero de 2021 y tras el paso de la tormenta de nieve Filomena, algún avezado esquiador descendía con sus esquís por esta cuesta y la siguiente del Cristo de la Luz que también tiene su pronunciada inclinación.

La calle, pequeña, corta y estrecha, une la plaza con la tradicional calle de Alfileritos.

CARRERAS DE SAN SEBASTIÁN, Calle de las 

Calle de las Carreras de San Sebastián. Anteriormente llamado Paseo de las Carreras de San Sebastián. Forma parte de la circunvalación interior del casco histórico, continuación del paseo de Cabestreros y finalización en la calle del Calvario, antiguo camino de ronda que iba del puente de San Martín al puente de Alcántara amparado por el foso natural del Tajo.

Le da nombre la presencia de la iglesia de San Sebastián, anteriormente con toda seguridad mezquita del barrio de curtidores o Al-Dabagin en árabe. para más información sobre la iglesia de San Sebastián:

https://consorciotoledo.com/iglesia-de-san-sebastian/

También debía estar en este entorno de la iglesia, la puerta de curtidores o la Bab al-dabagin (en árabe) dónde, a sus pies, se cree que estaban las famosas clepsidras (relojes de agua) construidas a mediados del siglo XI por el astrónomo Azarquiel. Funcionaron hasta el año 1134, en que su astrólogo hebreo pidió permiso al emperador Alfonso VII para desmontarlas y averiguar su estructura, lo hizo y luego no supo ni volverlas a montar ni averiguar su funcionamiento.

Y por último resaltar la presencia en esta vía toledana de los baños de Tenerías, descubiertos en 1988. Actualmente se pueden visitar, la sala de estar "bayt al-máslah", las letrinas, la sala fría "bayt al.bárid, la sala templada "bayt al-wastani", la sala caliente "bayt al -sajûn", el aljibe y el qantar.

CARRETAS, Calle de

Calle de Carretas, corría paralela a la muralla como camino de ronda militar. El nombre alude al Torno de las Carretas", mecanismo que debió existir para facilitar el difícil ascenso a la ciudad por su fuerte pendiente. A mediados del siglo XIX se le dio el nombre de calle del Sol en alusión a la puerta del Sol que es dónde comienza esta calle, pero popularmente siguió siendo conocida como Carretas. 

En su recorrido se incluye a mitad de la vía la llamada puerta de Alarcones, "cuyo arco, de despiece visigodo, según algún autor, como G. Tellez, es el único de Toledo que de aquella época continúa in situ". Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto.

CAVA ALTA y CAVA BAJA, Calles de 

Calle de la Cava Alta y calle de la Cava Baja. Calles, una prolongación de la otra, que en zig-zag van desde el mirador del cerro Virgen de Gracias, antes conocido como cerro de la Cava, a la confluencia de la calle Reyes Católicos con la plaza de San Juan de los Reyes. El nombre procede del árabe "Acaba", cerro. En la cava Baja hay una casa decorada su fachada en blanco y azul que no desentonaría en alguna isla griega o en la localidad tunecina de Sidi Bou Said.


CEPEDA, Callejón de 

Callejón de Cepeda. El origen del nombre tiene distintas versiones. Lo más cierto es que desde el año 1801 se conocía este callejón ya con este nombre (Fuente: Historia de las Calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto). En el actual número 5 se encuentra una casa con patio, conocida como el "Patio del Teatro" porque parece ser que se hacían representaciones teatrales. Para más información sobre este patio: El patio del Teatro (consorciotoledo.com)

CHAPINERÍA, Calle 

Calle Chapinería, conocida popularmente también como calle o cuesta de la Feria por las que se celebraron en agosto durante mucho tiempo en esta calle. Esta vía urbana constituía un cauce natural de aguas pluviales, "creando el problema de su evacuación al arquitecto de la Catedral Pedro Pérez y obligándole a darles salida bajo la misma a través de una alcantarilla aún existente que termina en la Bajada del Barco como cuenta Julio Porres en su obra Toledo y sus calles. Esta calle, de las más antiguas de Toledo desemboca en la puerta del Reloj de la Catedral, considerada la más antigua del templo y que ha sido denominada de distintas maneras, como puerta de la Feria ya que daba a la calle dónde se realizaba la feria de la ciudad. Esta denominación ha hecho que esta calle también sea conocida de forma popular hasta la actualidad como cuesta de la Feria. Resaltar también que esta calle está dedicada a Vicente Blasco Ibáñez.

CIUDAD, Calle de la 

Calle de la Ciudad. Calle que rodea parte del edificio del Ayuntamiento de la ciudad. Aquí vivió Julio Porres Martín-Cleto, a quién está dedicada esta calle, historiador de la ciudad, autor del libro "Historias de las calles de Toledo", libro de cabecera de todas aquellas personas que buceamos en la historia de las calles de Toledo.

CIUDAD, Cuesta de la 

Cuesta de la Ciudad o cuesta del Cardenal (desde 1864), cuesta con dos nombres y cuatro carteles con las denominaciones, dos por denominación, cada una en uno de los extremos de la cuesta. En 1561 era llamada cuesta del Ayuntamiento. Cuesta toda ella con escalones que desciende de la calle de la Trinidad a la plaza del Consistorio. Según el callejero oficial de la ciudad la denominación correcta es Cuesta de la Ciudad. En esta calle hay indicios de la existencia en tiempos pretéritos de un cobertizo, hoy desaparecido. Información:

Un cobertizo perdido - Consorcio de la Ciudad de Toledo (consorciotoledo.com)

 
CLAVO, Callejón del 

Callejón del Clavo. Adarve de la Judería, posiblemente con función defensiva o de intimidad de una familia hebrea. Vía sin salida con origen en la calle del Ángel ya cerca de la plaza que esconde bajo un suelo de madera los restos arqueológicos de la Sinagoga del Sofer, escriba en hebreo, que fue destruida probablemente durante el progromo de 1391.

Según Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo, relaciona el nombre de este adarve con especias que según Juan Moraleda se vendían en él, pero se inclina más relacionándolo con la existencia de una ferretería que dio ya en 1776 el nombre a este callejón como de la Escarpia sin poder aclarar cuando se cambió la escarpia por el clavo.

CODO, Callejón del

Callejón del Codo. Vía en forma de "L" o de codo en un ángulo casi perfecto de 90º. Su trazado primitivo debía de ser en forma de "T", llegando el brazo corto desde la calle Chapinería hasta el callejón de Panaderos (Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto). Une la citada calle de la Chapinería con la calle de Martín Gamero, ambas tributarias de la plaza de las cuatro Calles de la que nacen realmente cinco. Dedicado al cronista de la ciudad de Toledo, Adolfo Sandoval.

COHETE,  Cuesta del 

Cuesta del Cohete. también llamada bajada del Cohete. Prolongación de la cuesta del Corchete. Sobre el origen del nombre, Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo se hace eco de una noticia transmitida por el licenciado Moraleda, según el cual, "al celebrarse en 1614 las fiestas en honor de la Virgen de la Salud, pidiendo su intercesión contra una fuerte epidemia de peste o garrotillo, explotó en esta calle un potente cohete lanzado por tal ocasión", conociéndosela a partir de ese momento por este artefacto explosivo.

COLEGIO DE DONCELLAS, Calle, cobertizo y cuesta del

Calle, cobertizo y cuesta del Colegio de Doncellas. Les da nombre el Colegio de las Doncellas Nobles fundado en 1551 por el Cardenal D. Juan Martínez Silíceo para acoger a mujeres jóvenes de pocos recursos, procedentes de la archidiócesis de Toledo y darles formación cristiana y humana.

En la calle se encontraba la antigua ermita de Santa Ana con un retablo pintado por el Greco que en la actualidad se encuentra expuesto en el Museo de Santa Cruz. En la calle permanece la portada con una inscripción con el año de construcción, 1723, y sus benefactores, sus devotos.

El cobertizo ha llegado hasta nuestros días sorteando normativas que pusieron en riesgo su legalidad y varias amenazas de ruina, de los pocos que unían dos edificios civiles y que en febrero de 2022 ha disfrutado de una restauración y puesta en valor por parte del Consorcio de Toledo.

La cuesta es una mera prolongación de la calle, más estrecha, más empinada, con escalones y pasamanos, que desemboca en la cuesta de Santa Leocadia.

Para más información sobre el Colegio de Doncellas Nobles:

https://www.patrimonionacional.es/visita/colegio-de-doncellas-nobles


COLEGIO DE INFANTES, Plaza del 

Plaza del Colegio de Infantes o comúnmente conocida como Plaza de La Bellota o La Bellota sin más. Infancia, juegos, colegio, amigos, recados, barbería, estanco, carnicería, lechería, tabernas, muchos vecinos y muchas vecinas.

COLISEO, Calle 

Calle Coliseo. Está formada por las antiguas calle del Mesón de la Fruta (también llamada cronológicamente calle Mesón de Comedias y calle del Teatro) y callejón de los Estantales (anteriormente calle de la Rectora)(Fuente: Historia de las Calles de Toledo). Calle que en parte bordea un lateral del actual Teatro de Rojas y en las que destaca la casa conocida como Casón del Consuelo, propiedad de la familia del cantante Patxi Andión, que recibió el premio Gonzalo Ruiz de Toledo a su impecable rehabilitación por parte de la RABACHT.


COMERCIO, Calle del 
Calle del Comercio, conocida popularmente como Calle Ancha, es la arteria principal de comunicación entre la plaza de Zocodover y el resto del casco histórico de la ciudad de Toledo en dirección a la Catedral. Es en el siglo XIX cuando adquiere su actual denominación oficial habiendo tenido otras por tramos según los gremios predominantes. Ninguno de los nombres oficiales ha conseguido desbancar nunca al popular de Calle Ancha. 


CONCEPCIÓN, Plaza y calle de la

Plaza y calle de la Concepción. Les da el nombre la presencia en este espacio del convento de las Concepcionistas fundado a finales del siglo XV por Beatriz de Silva en lo que hasta ese momento era convento franciscano y tras el traslado de los franciscanos al monasterio de San Juan de los Reyes. Las transformaciones y adaptaciones sufridas nos han legado una extraordinaria mezcla de estilos  gótico y renacentista. Es uno de los edificios más antiguos de la ciudad, construido sobre los antiguos palacios árabes llamados de Galiana empezados a construir en el año 850. Aquí se cree que nació el rey Alfonso X el 23 de noviembre de 1221. Colindante al convento está el Museo de Santa Cruz.

CONDE, Plaza del

Plaza del Conde, Pedro López de Ayala y Castañeda, I conde de Fuensalida, que mandó construir el palacio de Fuensalida de esta plaza a comienzos del siglo XV. En el siglo XVI estuvo en este palacio la corte de la emperatriz Isabel de Portugal en tanto en cuanto terminaban las obras del Alcázar y aquí murió a consecuencia del parto de su sexto hijo, Juan, el 30 de abril de 1539. En esta plaza también se encuentra la puerta de la iglesia de Santo Tomé por la que se accede para visitar el gran cuadro de El Greco protagonizado por el señor de Orgaz, confundido popularmente en muchas ocasiones como "Conde de Orgaz" y también como "Duque de Orgaz" como hace National Geographic en su publicación "Viajes". Plaza ubicada en el antiguo barrio judío de Santo Tomé, barrio de judíos acomodados dónde también vivían cristianos.

CORCHETE,  Cuesta del 

Cuesta del Corchete. Ésta calle y la cuesta del Cohete son realmente una sola. Se intentó en el Nomenclátor de 1864 unificarlas, pero no se consiguió. En 1776 también se las consideraba a las dos como una sola calle, aunque no se indica el nombre que se las aplicaba entonces, solamente se las describe como "calle que baja del Colexto a la Calle Real". Desconocemos el origen del nombre y si, alguna ve, algo importante ha sucedido en ella. Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto.

CORDONERÍAS, Calle de las


Calle de las Cordonerías, a la espalda de la Iglesia mozárabe de Santa Justa y Rufina, el nombre da pistas sobre el gremio que ocupaba la misma dentro de la Alcaná de #Toledo. Une la pequeña plaza de la Ropería con la casi más pequeña de Las Cuatro Calles, que en realidad son cinco y que se convirtió en tal al derribar dos pequeñas casas en el siglo XVIII, una situada entre las calles Hombre de Palo y Chapinería y otra situada entre la calle Comercio y la que nos ocupa.
Este nombre de origen gremial, es citado al menos desde 1778 y mencionados desde el siglo XIII como Correeros o Correionarios. También fue conocida simultáneamente durante mucho tiempo de forma oficial como calle Alcaná. Desde la elaboración del callejero municipal de 1864 ya siempre ha sido oficialmente calle de las Cordonerías. Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto



CORDOVA, Callejón de 

Callejón de Cordova. Deudora de la calle de Santa Isabel. Según Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo, el doctor Juan Moraleda atribuye este nombre al hecho de poseer tres casas en ella diego Fernández de Córdoba, regidor de Toledo. Para Julio Porres es más probable que el nombre se debiera a que en ella debió de residir una familia de judeoconversos apellidados así. 

El Consorcio de Toledo cuenta una solución sencilla para un problema complejo llevada a cabo en una vivienda de esta calle en:

https://consorciotoledo.com/categoria-blog-1/soluciones-sencillas-para-problemas-complejos/

En este artículo de Manuel Palencia se describen las siete colinas de Toledo (¿la Roma española?) que en realidad son nueve, y además cinco pequeñas protuberancias, una de ellas situada al final de este callejón que nos ocupa.

https://www.abc.es/toledo/20140112/abci-toledo-roma-espanola-201401101342.html



CORTES, Calle 

Calle Cortes. Una de las calles más nuevas del casco histórico, si no la más nueva. Su nombre lo toma de la presencia desde el 31 de mayo de 1986 de las Cortes Regionales de Castilla-La Mancha ubicadas en el antiguo convento de San Gil, conocido popularmente como "Gilitos" y en un edificio anejo de nueva construcción unidos por un "tradicional" cobertizo  sobre la calle creada entre ambos y que es objeto de esta entrada.

Es posible que este en otros tiempos fuera el conocido como callejón de Gilitos, en épocas sin salida y en otras con ella.

CRISTO DE LA CALAVERA, Calle del 

Calle del Cristo de la Calavera, escenario de una de las más famosas leyendas toledanas a la que da nombre, relatada por el mismísimo Gustavo Adolfo Becquer. No es la única leyenda cuyo escenario es esta calle y las aledañas. Calle con hechuras de callejón retorcido que sube y baja pasando por el espacio que fue mi primer contacto con la educación, la escuela de doña Pepita.

CRISTO DE LA LUZ, Calle del

Calle del Cristo de la Luz. Calle que une la calle Alfileritos con la del Real del Arrabal. Pronunciada pendiente que nos desliza por calzada romana, por el edificio completo más antiguo de la ciudad, la mezquita de Bab-al-Mardum y la homónima puerta de la muralla. Mezquita convertida en ermita cristiana tras la entrada de Alfonso VI en Toledo y llamada al igual que la puerta de la muralla a partir de ese momento del Cristo de la Luz, nombre asociado a una de las numerosas leyendas toledanas.


CRISTO DE LA PARRA, Calle y callejón del
Calle y Callejón del Cristo de la Parra. Al igual que la calle de Tornerías, la del Pozo Amargo y otras, la calle también es una vía de evacuación de las aguas de lluvia. Enmarcadas en el antiguo barrio musulmán de Adabaquin o de los Curtidores. El callejón se llamó también Del Horno, había un horno de pan al menos durante el siglo XVI, también se llamó del Obispo, ya que en algún tiempo vivió un obispo en él. En el callejón hay una cerámica con la representación del Cristo de la Parra. Hay leyenda del Cristo de la Parra. 

CRUZ, Plaza y travesía de la 

Plaza y travesía de la Cruz. Pequeña plaza y pequeña vía la travesía, no más de 40 metros. Parece ser que hasta finales del siglo XIX hubo una cruz adosada a una de las paredes que conforman la plaza. La casa del número 1 de la plaza, en tiempos fue palacete, su portada, aunque muy deteriorada, denota cierta nobleza al contener relieves visigodos y una viga mudéjar. Para más información sobre esta casa: 

https://consorciotoledo.com/la-casa-de-la-plaza-de-la-cruz-no-1-y-un-cuadro-de-1921/



CUATRO CALLES, Plaza de las 

Plaza de las Cuatro Calles, pequeño espacio donde confluyen cinco calles, las de Hombre de Palo, Comercio, Martín Gamero, Cordonerías y Chapinería. Aquí se situaba el inicio del Alcaná (zona de tiendas y puestos) de Toledo en el siglo XVI. Es y ha sido el corazón comercial de la ciudad desde la Edad Media. Pero lo más interesante para mí de este lugar es que es en esta Alcaná dónde Cervantes sitúa que adquirió los documentos escritos por Cide Hamete Benengeli en los que se cuenta la crónica de Don Quijote. También aparece este lugar en una importante escena del Lazarillo de Tormes y es una localización de la novela de Benito Pérez Galdós El Audaz. ¿Quién da más? 


CUBILLO DE SAN VICENTE, Calle del

Calle del Cubillo de San Vicente. Une la calle de los Alfileritos con la plaza de Santa Clara rodeando el cubillo, ábside de la iglesia de San Vicente. Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo sobre esta calle: Calle denominada "de Santa Clara", a pesar de la relativa distancia del convento de este nombre. Tal asignación tuvo como causa la sustitución del nombre de la calle de Santa Clara por el de "calle de Malpica", por los marqueses de este título, protectores del convento franciscano y a quienes se quiso eruditamente recordar con este cambio de nombre, ya que la calle tradicional de Santa Clara pasa bajo el cobertizo de esta casa marquesal. Pero ni uno ni otro cambio prosperaron y a la calle oficial de Malpica se la llama de Santa Clara, y a la que quiso llamarse de Santa Clara sigue siendo del Cubillo de San Vicente.

CUBO, Callejón del 

Callejón del Cubo. Antiguo adarve de poco más de 10 metros de largo y dos de ancho, sin salida, en cuesta y con escalones. Origen del nombre no sé, pero nace en la calle del Pozo Amargo. Siempre hizo falta un cubo en un pozo. A pocos pasos de este está otro de similares características llamado de la Garrucha. Pozo, cubo y garrucha. Podrían estar relacionados. Julio Porres en su Historia de las Calles de Toledo especula con un origen humorístico en el nombre de estos dos callejones, inventados según él en 1864.



CULEBRA, Cuesta de la

Cuesta de la Culebra. Cuesta de la Culebra o de las culebras como recogía algún nomenclátor oficial. Cuesta estrecha con fuerte pendiente con escalones y barandilla central para facilitar su tránsito. Según Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo  no hay datos sobre el origen del nombre de esta vía que era todavía más estrecha según el plano que elaboró El Greco de la ciudad hacia el año 1600. Achaca el ensanchamiento al derribo de algunas casas por ruina debida a la decadencia del barrio.

DESCALZOS, Calle, bajada y travesía de
Calle, bajada y travesía de Descalzos. El nombre de estas vías está asociado a la presencia en un extremo de la calle del convento franciscano de San José conocido por "gilitos" que era como se conocía a los profesos del convento. Descalzos, abreviación del de Gilitos Descalzos. Este edificio fue cárcel, cuartel de la Guardia Civil, cuartel de bomberos y en la actualidad es la sede de las Cortes Regionales de Castilla-La Mancha. La calle era anteriormente llamada calle de la Cárcel Nueva. Se intentó aplicar este nombre, pero prevaleció el de  Descalzos. La travesía une la calle con la plaza del Conde. La bajada con la calle Taller del Moro.



DIABLO, Callejón del 

Callejón del Diablo. Un diablo de pendiente y un diablo de escalera empinada es lo que defines a esta calle que une la del Locum con la del Coliseo. El nombre, sin duda derivado de la presencia en este pequeño espacio de algún "brujo" con tratos con el diablo, acusado seguramente así por la Inquisición. De noche no invita al paseo, sobre todo porque muy muy muy cerca de él esté el callejón del Infierno, una de las calles más estrechas de Toledo.
DOCTRINOS, Callejón de 
Aquí se ubicó en 1653 el tercer y último emplazamiento del colegio de doctrinos de Toledo dependiente de la parroquia de San Lorenzo, hoy desaparecidos, tanto la parroquia como el colegio.
Doctrino: niño (casi siempre huérfano) a quien se acogía en un asilo y se le educaba hasta que tenía edad de trabajar. Aprendía a leer y escribir y a memorizar la doctrina cristiana. El origen de este tipo de instituciones fue para adoctrinar a los hijos de los moriscos.
Curiosamente en la actualidad en la finca colindante está el Colegio de educación infantil y primaria San Lucas y María.


DON FERNANDO, Plaza y bajada de Don Fernando

Plaza y bajada de Don Fernando. Plaza de la que arranca la calle del Pozo Amargo. Dedicada al vicario Don Fernando, que compró y habitó una casa en esta zona del Pozo Amargo, seguramente en recompensa por sus méritos que , como dice Julio Porres en su obra "Toledo y sus calles", son hasta hoy desconocidos. Esta plaza ya recibía este nombre al menos desde 1575. La bajada une la plaza con la calle del Plegadero.


 DOS CODOS, Callejón y travesía de los

Callejón y travesía de los Dos Codos. Vía en forma de doble "L" o de doble codo en unos ángulos casi perfectos de 90º. El callejón une la calle de Alfileritos y la cuesta de Carmelitas Descalzos, la travesía termina en la calle del Cristo de la Luz. Callejón que alberga uno de los bares más singulares y con más solera de la ciudad.

EL SALVADOR, Plaza de 

Plaza de El Salvador. Constituida por la parte trasera de la antigua iglesia de San Marcos (hoy centro cultural) la parte trasera del palacio de Caracena (hoy dependencias municipales), el lateral de la iglesia del monasterio de Santa Úrsula (hoy abandonado por la última congregación que lo habitó), el lateral del palacio de los Condes de Cedillo (hoy casa de vecinos) y la iglesia de San Salvador que da nombre a la plaza y que mantiene culto y visita turística. Está construida sobre una antigua mezquita de la que se reutilizaron elementos como los arcos de herradura; también fueron utilizadas en su construcción piezas de origen visigodo y romano, así como capiteles godos en las columnas del interior. En esta iglesia fue bautizada la reina Juana, conocida como "Juana la Loca". Esta plaza tiene en su subsuelo un tesoro para la arqueología toledana, el antiguo pozo llamado del Salvador datado entre los siglos XII y XIII que se puede visitar previa reserva en el Consorcio de Toledo. Más información sobre el pozo en: 
Está todo dicho.  Probablemente es la calle con más desnivel en el menor espacio de todo el casco histórico de Toledo, un 22% en poco menos de 40 metros (fuente: Leyendas de Toledo: https://www.leyendasdetoledo.com/peor-cuesta-toledo/
Durante mucho tiempo y antes de adquirir su nombre actual en el siglo XIX era conocida por la gente como la calle "arrastraculos".
Más información: 

ESQUIVIAS, Callejón de 

Callejón de Esquivias. Ubicado en la calle de las Bulas, internándose en él se descubre que termina en una pequeña plaza que seguramente era un antiguo corral. .En el número 1 existe un impresionante sótano abovedado de tiempos en los que el callejón formaba parte de la judería toledana Más información en:

https://consorciotoledo.com/?s=esquivias


ESTEBAN ILLÁN, Calle de 

Calle de Esteban Illán. Denominación desde 1916. Anteriormente denominada calle de la Misericordia. De la plaza de las Tendillas a la plaza de Padilla. En esta calle está una de las entradas a la llamada "Casa de Mesa", antiguo palacio toledano gótico-mudéjar del siglo XV, del que únicamente se conserva un admirable salón mudéjar cubierto por un artesonado que forma casetones poligonales y que perteneció a distintas familias toledanas, entre ellas los Mesa de la que ha heredado el nombre. Calle dedicada al Privado de Alfonso VIII, alcalde de los mozárabes y alguacil de Toledo a finales del siglo XI y principios del XII. Para más información sobre el personaje:

http://dbe.rah.es/biografias/43653/esteban-illan


ESTRELLA, Plaza y callejón de la 

Plaza y callejón de la Estrella. Anteriormente denominada plaza de Santiago y también del Arrabal, del árabe ar-rabad. La denominación de estas vías se debe a la presencia en este espacio de la ermita homónima. Durante siglos la plaza fue el cementerio parroquial. El templo actual se construyó a principios del siglo XVII.

FLOR, Calle de la 

Calle de la Flor. Recóndita calle que comunica la calle de las Recogidas con la confluencia de las calles de San Juan de la Penitencia y San Lucas. Incluye dos adarves que en el nomenclátor de 1864 llevaban el nombre del León y de las Flores. Hoy el conjunto lleva el nombre de la calle. En 1864 se intentó cambiar el nombre de esta calle por la de travesía del Pretil al haber varias calles en la ciudad con el nombre de "Flor"; no fraguó entre la gente y sigue llamándose de la Flor. Parece ser que el nombre es una derivación de Flores, apellido de una familia que vivió en uno de los pequeños adarves que forman esta calle. Puede ser....o no.  

GAITANAS, Travesía de las 

Travesía de las Gaitanas. El nombre hace referencia al convento de Agustinas Calzadas de la Purísima Concepción de Toledo, conocido popularmente como de las Gaitanas. Convento fundado a mediados del siglo XV por doña Guiomar de Meneses. Anteriormente la calle era conocida como de la Portería de las Gaitanas al estar la puerta de la portería de este convento en esta vía. Une dos plazas, la de San Vicente y la de Amador de los Ríos o de los Postes.

https://cultura.castillalamancha.es/patrimonio/catalogo-patrimonio-cultural/convento-de-agustinas-calzadas-de-la-purisima-concepcion-gaitanas

GARCILASO DE LA VEGA, Calle de 

Calle de Garcilaso de la Vega. De la plaza de Padilla a la cuesta del Corchete. Anteriormente llamada cuesta de Garcilaso de la Vega, al menos desde 1864 cuando ya aparecía como tal en el callejero. Esta calle está dedicada al toledano príncipe de los poetas españoles ya que se supone que en ella se encontraba la casa del poeta. En esta empinada calle tienen entradas secundarias el monasterio de Santo Domingo el Antiguo y la iglesia mozárabe de Santa Eulalia. Por este motivo esta calle también se denominó con anterioridad calle Portería de Santo Domingo.

GARRUCHA, Callejón de la 

Callejón de la Garrucha. Adarve sin salida de poco más de 15 metros de largo y dos de ancho, en cuesta y con escalones. Origen del nombre no sé, pero nace en la calle del Pozo Amargo. Siempre hizo falta una garrucha en un pozo. A pocos pasos de este está otro de similares características llamado del Cubo. Pozo, cubo y garrucha. Podrían estar relacionados. Julio Porres en su Historia de las calles de Toledo especula con un origen humorístico en el nombre de estos dos callejones, inventados según él en 1864.

GERARDO LOBO, Calle de 

Calle de Gerardo Lobo. toma el nombre del militar y poeta Eugenio Gerardo Lobo. Vivió a caballo de los siglos XVII y XVIII. Dónde se supone que estaba su casa en esta calle hay un monolito colocado en el siglo XIX, monolito que fue desplazado y rectificado el error en su texto para cambiar el "aquí nació" por el "aquí residió", ya que era natural de la localidad de Cuerva y no de Toledo, ya metidos en el siglo XXI durante las obras del remonte peatonal de Safont.

Para ampliar información sobre Gerardo Lobo:

https://dbe.rah.es/biografias/12228/eugenio-gerardo-lobo-rodriguez

El edificio más relevante de eta calle es el de la Alhóndiga, construida entre los siglos XVI y XVII y que dio nombre a esta calle desde el siglo XVI, al menos a un tramo. Más información en:

https://cultura.castillalamancha.es/patrimonio/catalogo-patrimonio-cultural/alhondiga-de-toledo

Se trata de una de las vías más antiguas y transitadas de la ciudad al ser el durante mucho tiempo el único lugar para cruzar el río por el puente de Alcántara y anteriormente por se la zona de más fácil vadeo del río. Esto cambió con la aparición del pueste de San Martín.

GIGANTONES, Callejón

Callejón Gigantones. Vía sin salida con curiosa denominación, que según D. Julio Porres en su libro Historia de las calles de Toledo fue tomada del apellido de un procurador que vivía en la zona en 1526 y que respondía al nombre de Pedro Gigante, la familia a la de "los gigantones". También recoge Julio Porres que había quien atribuía este nombre al hecho de que en él se habían construido los gigantones de la catedral.


GORDO, Callejón del 
Callejón del Gordo. En 1492 se fundó el convento de dominicas Madre de Dios. Constituía la acera derecha de este callejón tomando como referencia la calle de Alfonso XII. Pocos datos más sobre este callejón.. Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo:

"Aunque como tal calle es antigua, figurando ya en el plano del Greco, carecía de puertas principales de ninguna casa y, por tanto, de nombre, ya que éste no era necesario. Por ello se pasó también por alto el apelativo asignado en 1864, ni usado ni sabido por nadie hasta que se pavimentó hace pocos años y hubo que hacerlo constar en el proyecto correspondiente.

Ignoramos las razones que tuviera la Comisión rotuladora para designarlo así. Antes del acuerdo municipal se le usaba ya, pues figura en el Nomenclátor del propio Martín Gamero, factótum de la citada Comisión; pero aparte de por este historiador, no debía ser muy conocido. Al menos no lo hemos visto en ningún otro documento".


GRANADA, Calle de la 

Calle de la Granada. Calle con hechuras de callejón que va de la calle del Nuncio Viejo a la calle de San Ginés, otra con hechuras más estrechas. Su nombre puede provenir o no de una granada tallada en uno de los esquinazos de la calle. ¿Hace referencia a la conquista de Granada en 1492 por parte de Isabel y Fernando? La casa más importante de esta calle y que incluye la talla en forma de granada mencionada, podría haber sido el palacio que los marqueses de Terán poseían en Toledo durante el siglo XVIII.

GRANADOS, Callejón de 

Callejón de Granados o callejón del Granado. Denominado oficialmente en alguna ocasión como callejón del Dardo, pero prevaleció el nombre popular que ha llegado hasta la actualidad. El nombre actual deriva de un antiguo corral del mismo nombre. Une la plaza de Santa Catalina con la plaza del Cerro de las Melojas


GRANJA, Subida de la

Subida de la Granja. Larga vía que une la calle Real del Arrabal con la plaza de la Merced. Corre paralela a la infraestructura del remonte mecánico que arranca en el paseo de Recaredo. En la confluencia de esta calle con la calle del Cristo de la Luz hay varias casas de las pocas que tienen manantial en la ciudad. Más información sobre estos manantiales: 

https://consorciotoledo.com/manantiales-bajo-la-muralla/

HERMANDAD, Calle de la 

Localización de la Posada de la Hermandad Vieja de Toledo, una cárcel con tribunal incluido. Los cuadrilleros de la Hermandad de Colmeneros que pasó a llamarse posteriormente Santa Hermandad de Toledo sembraban de “justicia” y temor el territorio comprendido entre los ríos Tajo y Guadiana desde finales del siglo XIII. La Posada de la Hermandad es un edificio ejemplo excelente del gótico civil del siglo XV y que además de su uso como cárcel casi con toda seguridad hasta 1812, ha tendido más recientemente un uso como museo municipal y como escuela de música. En la actualidad alberga oficinas municipales y además exhibe una exposición sobre catapultas y máquinas de torsión que abarca desde los siglos V a.c. al siglo XV d.c. Para más información sobre este edificio:

HOMBRE DE PALO, Calle
Calle Hombre de Palo, perteneciente a la Alcaná, barrio comercial de la llamada Judería Menor de Toledo. El nombre de la calle hace referencia a un robot articulado de madera ideado por el relojero toledano Juanelo Turriano para el que según cuenta una leyenda urbana de la época, siglo XVI, hacia los más diversos recados. Según Julio Porres en su Historia de las calles de Toledo, esta explicación no deja de ser una leyenda urbana. Él atribuye este nombre a la existencia de una estatua de madera con una hucha para recoger limosna para el cercano hospital del Nuncio (Viejo).


HOSPEDERÍA DE SAN BERNARDO, Calle

Calle Hospedería de San Bernardo. El nombre lo toma de la hospedería que tuvo durante mucho tiempo en esta calle el convento de San Bernardo. Larga y muy muy estrecha en alguno de sus tramos, que une la plaza de San Antonio y el mirador del Cerro Virgen de Gracia. Enmarcada en lo que fuera la antigua judería toledana.

INFIERNO, Callejón del 

Callejón del Infierno, dependiendo de la fuente y seguramente del instrumento de medida se sitúa como la tercera, o la cuarta o la quinta vía más estrecha de Toledo, en torno a 90-91 cm. en su parte más angosta. Callejón con leyenda tenebrosa como el nombre del mismo, amores no correspondidos, brujas, hechizos, muerte, oro y olor a azufre en un recóndito callejón.

INSTITUTO, Calle del 

Calle del Instituto. El palacio Lorenzana construido a finales del s. XVIII fue la Real Universidad de Toledo hasta mediados del s. XIX cuando se convirtió en el Instituto Provincial de Segunda Enseñanza. A partir de ese momento y durante muchos años pasó a conocerse este edificio como "el instituto". La calle de la fachada principal se llama Cardenal Lorenzana en honor del impulsor de la construcción de este edificio, el lateral derecho da a la plaza de San Vicente, llamada así por la presencia de la iglesia homónima. Para el otro lateral y la fachada trasera del edificio se reservó el nombre de calle del Instituto.

Como recoge Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo, en el catastro redactado en 1776-78 "se anotó en esta calle una casa como de la Inquisición, habitada por el que desempeñaba el cargo de inquisidor en aquellas fechas, don Francisco Villena, con 1600 reales de renta."

 

JACINTOS, Callejón de los 

Callejón de los Jacintos. Callejón o calle con nombre del que se desconoce su origen, la presencia de las flores así llamadas en algún jardín de la calle o que fuera el apellido de algún vecino que residiera en ella. Calle que une la de Santa María la Blanca con la de Los Reyes Católicos.

JARDINES, Travesía de 

Travesía de Jardines. Escasos 20 metros de vía estrecha que une la calle de Alfonso X el Sabio, anteriormente calle de Jardines hasta 1916, y la plaza de Amadro de los Ríos. En la actualidad con un empedrado particular de cantos rodados de gran tamaño y gran separación entre ellos. 

¿Jardines? Debe hacer referencia a los que siempre han existido en la plaza Juan de Mariana (en el plano que confeccionó El Greco ya existían en esa localización unos jardines) Fuente: Historia de las calles de Toledo. Julio Porres Martín-Cleto.


JESÚS, Callejón de

Callejón de Jesús, el tercero más estrecho de la ciudad de Toledo, 88 cm. en su parte más estrecha. De la calle del Ave María a la plaza de Santa Isabel.


JESÚS Y MARÍA, Callejón de 

Callejón de Jesús y María. Toma el nombre del gran monasterio de dominicas recoletas presente en este lugar durante siglos fundado por doña Juana de Castilla a finales del siglo XVI. A finales del pasado siglo XX, y tras cuatro siglos de vida contemplativa y repostera, las monjas dominicas se trasladaron a otro convento fuera del casco histórico de la ciudad. En el edificio abandonado por las monjas se instaló la sede del Archivo Histórico Provincial de Toledo. Por esta estrecha vía pasaba la tradicional procesión del Corpus hasta que en 1985 por la presión turística  se amplió el recorrido de la procesión quedando abandonado el singular paso de la custodia de Arfe por esta angosta calle.

JUAN BAUTISTA MONEGRO, Calle o callejón de 

Calle o callejón de Juan Bautista Monegro, porque de las dos maneras está rotulada esta vía, en la parte que da a la calle del Pozo Amargo como callejón y en la que da a la calle del Plegadero como calle. En esta vía vivió y tuvo su taller este arquitecto y escultor de los siglos XVI y XVII. Cántabro de origen y toledano de adopción. En 1606 fue nombrado maestro mayor de la catedral de Toledo en la que realizó la capilla de Nuestra Señora del Sagrario. También diseñó y ejecutó el retablo del convento de Santa Clara y el del convento de Santo Domingo el Antiguo. Diseñó también la ermita del Santo Ángel Custodio, aunque esta obra no se ejecutó hasta después de su muerte. Para más información sobre este artista se puede consultar su biografía en la web de la Real Academia de la Historia: 

https://dbe.rah.es/biografias/13027/juan-bautista-monegro

JUAN GÚAS, Calle de

Juan Gúas, francés de nacimiento, toledano de adopción. Uno de los máximos representantes del gótico toledano”. De su cabeza y sus manos salió el Monasterio de San Juan de los Reyes. Cantero, escultor y arquitecto. La ciudad sólo le ha dedicado un callejón cerca de la Plaza de San Justo por decisión del Ayuntamiento en 1898 bien por su proximidad al templo donde reposan sus restos, o bien por creer que vivía en esta calle, aunque este extremo no es seguro ya que tenía sus casas propias en las inmediaciones del convento de San Pablo, pero al menos es indudable su preferencia por la parroquial de los santos Justo y Pastor, ya que en ella fundó su capilla familiar, adornada por su original escudo (Julio Porres Martín-Cleto. Historia de las calles de Toledo).

JUAN LABRADOR, Calle de

Calle de Juan Labrador. Se tiene noticia de que esta calle se llamaba a mediados del siglo XVI callejón de Santa Olalla al residir en él un vecino apellidado Santaolalla. No hay acuerdo sobre el origen actual del nombre de la calle, ¿relacionado con la confitería Labrador que hubo en la cercana plaza de la Magdalena o con algún personaje ilustre que residía en ella y que se apellidaba así? En esta calle que  va de la plaza del Horno de la Magdalena a la plaza de Abdón de Paz estuvo desde 1901 la primera Casa de Socorro de la ciudad de Toledo.

JUDÍO, Travesía del 

Travesía del Judío. Pequeño callejón sin salida, enmarcado en la judería toledana, que debió tenerla en tiempos hacia la calle cava alta y el paseo de la Virgen de Gracia. Situado en la calle del Ángel.


JUEGO DE PELOTA, Plaza del 

Plaza del Juego de Pelota. Según Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo, esta plaza tiene este popular nombre al menos desde 1775 debido a la presencia de un local de estos juegos, seguramente un frontón regentado por un tal Diego Garrido.

En el nomenclátor de 1864 se llamaba plazuela de la Emperatriz, en homenaje a la emperatriz Eugenia de Montijo que se supone poseía una gran casa o palacio en esta plaza. El histórico palacio de Eugenia de Montijo, un edificio de corte renacentista rehabilitado en el siglo XIX y con vestigios de las culturas romana y mudéjar. En la actualidad este edificio tiene la función de hotel de lujo. La plaza está hoy en día dedicada a Eugenia de Montijo.

JUSTO JUEZ, Callejón del 

Callejón del Justo Juez. Hasta 1864 se le llamaba simplemente callejón del Justo (Hoy el único letrero en la calle con su nombre solo recoge esta denominación, callejón del Justo). Como cuenta Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo, las casas de su acera izquierda según se entra desde la calle Real, se demolieron al construir el cardenal Lorenzana el Nuncio Nuevo. Debió de cumplir la función de dar acceso al adarve sobre la muralla. Este espacio es escenario de una de las muchas leyendas toledanas. Para interesados: 

https://sabersabor.es/leyendas-de-toledo-el-callejon-del-justo-juez/


LOCUM, Calle del 

Calle del Locum, calle del “lugar” . La palabra debe hacer referencia, al dar la calle a una entrada trasera de la Catedral, entrada a los servicios higiénicos de la misma, a eso, al “lugar”(excusado), forma discreta de mencionarlo. De la mal llamada Plaza de los Cuatro Tiempos (realmente es parte de la calle Sixto Ramón Parro) a la Plaza Abdón de Paz o de la Cabeza. En esta calle sitúa Pérez Galdós la humilde vivienda dónde vivían los parientes pobres del protagonista de su novela "Ángel Guerra". 

LUCIO, Callejón del o de

Callejón de o del Lucio. Nombre que ya se usaba en 1561 y que debe ser un antropónimo derivado de algún personaje real que legó su apelativo a esta calleja. Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto. Une la cuesta del Alcázar con la plaza de la Magdalena. Sede de la discoteca más longeva de la ciudad de Toledo que abrió sus puertas en 1969.

MAESTRO PEDRO PEREZ, Calle 

Calle Maestro Pedro Pérez. En un principio se pensó que era el maestro autor de la catedral de Toledo pero realmente fue el segundo protagonista de la historia de la construcción de la catedral. Llamado Petrus Petri, patronímico que revela su origen hispano, se consideran suyos el triforio con arcos lobulados, las primeras capillas del lateral sur, así como los tres tramos cercanos al crucero de la nave meridional y los primeros pilares de las naves septentrionales. Se llama así desde el 19 de julio de 1916, llamándose con anterioridad travesía de la Fruta.

MAGDALENA, Plaza y calle de la 

Calle y plaza de la Magdalena. Les da el nombre la iglesia homónima que aporta uno de sus laterales a la plaza y la fachada principal a la calle. Esta iglesia es citada documentalmente desde 1153. Reformada y reformada, hoy en día conserva como elemento más antiguo la torre del siglo XIV. Se encuentra cerrada, sin culto y en avanzado estado de deterioro. La plaza cuenta también con la entrada al Corral de Don Diego que exhibe un extraordinario dintel  con decoración gótica. Destacan en la plaza dos establecimientos "tradicionales" de la ciudad, el edificio del casino que también ocupa buena parte de la calle, y el bar Ludeña, cuna de las típicas carcamusas toledanas. En la plaza tuvo tienda de bicicletas Federico Martín Bahamontes, "El Águila de Toledo", primer español en ganar el Tour de Francia.



MANO, Calle de la 

Calle de la Mano. Está dedicada a Victoriano Medina, fundador del Colegio de Veterinarios de Toledo y que nació en esta calle. Parece que esta calle debe su nombre a que en ella se exhibió clavada la mano de un asesino ejecutado en la plaza de Zocodover. Otra versión incluye un caballero toledano de rancio linaje, una batalla, una mano cortada y un perro con la mano entre los dientes. Fuente: "Algunas leyendas toledanas y su base histórica" de Julio Porres de Mateo. Para ampliar información:

https://realacademiatoledo.es/wp-content/uploads/2014/02/files_anales_0019_05.pdf

MARRÓN, Plaza

Plaza Marrón, toma el nombre de un casi desconocido canónigo que vivió e ella, antes conocida por la presencia del palacio de Cifuentes como Plazuela del Conde de Cifuentes, el tercer Conde de Cifuentes que llegó a ser presidente del Consejo de Castilla. El palacio desapareció demolido tras su abandono. En el solar estuvo con posterioridad el colegio de "Maristas" hasta su traslado al barrio de Buenavista. Hoy esta plaza está dedicada a Rafael Clemente Palencia Flores, poeta, historiador y cronista de la ciudad de #Toledo, fallecido en 1989. Aquí vivió Rafael Ramírez de Arellano, uno de los fundadores de la RABACHT (Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo) en 1916. Plaza pequeña pero plena de nombres ilustres y no tan ilustres.

MARTÍN GAMERO, Calle de 

Calle de Martín Gamero. Hasta la aparición de la desdichada turistificación del casco histórico y la devastación del comercio tradicional en esta calle fue hasta hace poco habitual la presencia de numerosas zapaterías, hoy desaparecidas. El nombre original desde la Edad Media era la de calle de Obra Prima en referencia a la ubicación en ella de zapateros y guarnicioneros de nuevo. Por tanto durante cientos de años en esa calle se han fabricado y vendido zapatos y otros artículos de cuero hasta que la llegada de turistas a la ciudad se ha hecho masiva y los intereses comerciales han cambiado radicalmente. El nombre de hoy en día hace referencia al historiador Antonio Martín-Gamero que vivió en la misma durante el siglo XIX, autor de la "Historia de la Ciudad de Toledo".

El tramo desde el callejón de Panaderos hasta la calle de las Tornerías se llamó durante el siglo XVI calle de la Confitería

MAYOR, Plaza

Plaza Mayor. Dónde confluyen la calle de las Tornerías , la cuesta de la Mona, la calle Coliseo, la calle Sixto Ramón Parro, la calle Maestro Pedro Pérez y la travesía de Panaderos. Presidida por el Teatro de Rojas que le da el nombre popular a la plaza, "La plaza del Rojas", y escoltada por el mercado de abastos, el hospitalito del rey y la parte posterior de la catedral. 

El Teatro de Rojas construido sobre el antiguo corral de comedias llamado Mesón de la Fruta, por impulso del alcalde Gaspar Díaz de Labandero en 1865 y la participación de varios arquitectos municipales fue tras distintas vicisitudes inaugurado el 19 de octubre de 1878 y nombrado así en honor del dramaturgo toledano Francisco de Rojas.

La fuente presente en la plaza coronada por una farola quíntuple fue colocada en 1960.


MENORES, Callejón de 

Callejón de Menores. Anteriormente llamado calle de los Clérigos Menores. Mucha historia desde los romanos hasta nuestros días. En distintos edificios de esta vía han aparecido restos del "opus caementicium", argamasa típicamente romana, aparece en numerosos muros presumiblemente construidos para salvar el desnivel del terreno. Son de resaltar en esta calle, la casa de los Mozárabes y la casa que fue de Rodrigo de la Fuente, médico toledano del siglo XVI, citado en La Ilustre Fregona por Cervantes como el mejor médico de Toledo e inmortalizado en un retrato por su amigo el pintor El Greco. Casas señoriales con patios y espléndidas portadas, gótica la del número 11.

MERCED, Calle de la 

Calle de la Merced. De la plaza de las Capuchinas a la plaza de la Merced. Debe su nombre a la antigua existencia de un monasterio desamortizado de mercedarios. En este vivió durante tres años fray Gabriel Téllez, en la literatura española Tirso de Molina. Sobre parte del terreno que ocupaba el monasterio está ubicada en la actualidad el edificio de la Diputación de Toledo. A lo largo de toda la calle abundan las casas con los típicos patios toledanos, muchos de ellos con aljibe o pozo. 


MIGUEL DE CERVANTES, Calle de

Calle de Cervantes. Dedicada al más grande escritor que han dado las letras castellanas. Calle céntrica que arranca de la plaza de Zocodover a través del Arco de la Sangre, que honra a quién honró a la ciudad en infinidad de ocasiones en sus obras, incluida el Quijote en el que en el capítulo IX indica que es en la Alcaná de la ciudad dónde surgió la historia y que el propio autor era toledano o al menos vecino de Toledo. Por fin en 2006 en la misma calle se inauguró una fantástica estatua del escritor, hoy uno de los escenarios más fotografiados de la ciudad.

La denominación oficial de la calle según el callejero fiscal de la ciudad de Toledo es calle de Miguel de Cervantes.

En su acera izquierda, descendiendo por ella, es probable que estuviera el pretorio en época romana, como podrían evidenciar unos restos de muro y arcos que sostienen el atrio previo al Hospital de Santa Cruz. Calle de las más antiguas de la ciudad dónde tuvieron su ubicación a lo largo de la historia importantes edificios civiles y religiosos. Se podría decir que en esta calle nació Alfonso X El Sabio. Estuvo ubicado también el convento del Carmen Calzado que dio hasta 1905 el anterior nombre a esta calle como calle o bajada del Carmen (Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto)



MONA, Cuesta de la 

Cuesta de la Mona. De esas calles que por inclinación y retorcimiento necesitan de barandillas para salvarlas con más facilidad tanto para subirlas como para bajarlas. En este caso ubicadas en la parte central de la calle.

El origen del nombre de esta calle se pierde en la historia de la ciudad, hay diversas teorías, pero todas muy cogidas por los pelos, pero lo que si es tradición en Toledo es decir: "Eres más bolo (toledano) que la cuesta de la Mona".

Hasta esta cuesta llegará una nueva calle que dará acceso desde el Corral de Don diego, en restauración, al teatro de Rojas sin tener que pasar por la calle Tornerías.

MONTALBANES, Plaza de 

Plaza de Montalbanes. Plaza sin salida tributaria de la calle de la Sillería. De ella cuenta Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo esto:

"Es una especie de corral más que plazuela, debiendo su nombre a una familia de este apellido, cuya casa señorial conservaba, aún en tiempos de Moraleda, decoraciones de estuco policromadas, artesanado y un oratorio. Ya existía tal familia en 1544, que al anotarse un tributo del hospital de la Misericordia sobre un mesón , se dice que éste linda "por las espaldas con las casas de Juan de Montalbán e por delante con la calle real de la Sillería. Vemos por tanto que hubo un sujeto o familia, probablemente hidalga, que legó su apellido a esta plazuela lo que indica notoriedad en su época. El mesón debe ser una de las casas números 1 o 3 de la calle, ambas con fachada lateral a la entrada a la plazuela, el nombre se sigue usando en 1758, fecha en que amenazaban ruina alguna de sus casas".

MORO, Callejón del 

Callejón del Moro. Sin salida, previsiblemente hasta el siglo XVI si la tenía a través de la plaza del Corral de la Campana y de ahí a la calle de las Armas, pero como muchas calles de Toledo, parte de ellas eran "absorbidas" en remodelaciones de algunas casas y cambiaban su estructura y su "honrado" propietario. El nombre relacionado con la morada en este callejón de un ilustre musulmán converso al cristianismo que no pudo quitarse nunca el apelativo del "moro".

NARANJOS,  Callejón 

Callejón Naranjos. Callejón sin salida que arranca de la plaza de San Antonio. Anteriormente llamado del Ciruelo. Ambos nombres seguramente derivados del nombre de familias notables que lo habitaban, familia de conversos en el caso de Ciruelos. Desde principios del siglo XVI ya se usaba la denominación actual. Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto.

NAVARRO LEDESMA, Calle de 

Calle de Navarro Ledesma. Calle que lleva el nombre de Francisco Navarro Ledesma, que no era toledano como creen algunos, pero estuvo muy vinculado a la ciudad y a la localidad cercana de Argés dónde sus padres tenían una casa. Catedrático de retórica, archivero y director del Museo Arqueológico de Toledo. Amigo y colaborador de Benito Pérez Galdós, amigo también de Menéndez Pelayo y de Azorín, frecuentó y mantuvo relación epistolar con Ortega y Gasset y Leopoldo Alas Clarín. En la otra cara de la moneda estuvo su mala relación con Unamuno, con Emilia Pardo Bazán y con Valle Inclán. Es el autor de una biografía canónica de Miguel de Cervantes que se considera una de las más influyentes biografías del escritor. Fue también cofundador del semanario satírico "Gedeón" en 1893.
Esta calle tuvo anteriormente otros nombres como recoge Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo, de la Aduana Nueva, de las Oficinas y de la Liberad desde el 16 de octubre de 1840.
En abril-mayo de 2022 se ha descubierto una piscina romana del siglo II d. C. en un semisótano de una casa de esta calle. Para más informacion:




NUEVA, Calle 

Calle Nueva. Parece, según recoge Julio Porres en su Historia de las calles de Toledo, en el censo de 1561 al menos en parte a esta calle, la que arranca en la calle Comercio (Calle Ancha), se la denominaba del Águila. Une la mencionad calle "Ancha" con la de las Cadenas.

NUNCIO VIEJO, Calle y callejón del

Calle y callejón del Nuncio Viejo. Deben estas dos vías su denominación a la presencia en este lugar del hospital de la Visitación o de Inocentes (dementes), conocido como del Nuncio al haber sido su fundador el Nuncio del Papa Sixto IV, Francisco Ortiz. El cardenal Lorenzana trasladó este hospital en 1794 a la calle Real a un edificio construido con este fin. A partir de ese momento la calle pasó a llamarse del Nuncio Viejo. El callejón ha compatibilizado el nombre de callejón del Nuncio Viejo con el de callejón de Orates, denominación esta segunda que aún permanece en algunos callejeros.

El nombre más antiguo que se conoce de esta calle es el de Asaderías usado ya en 1389. Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto.

Calle con los restos romanos (alcantarillado) más importantes de la ciudad de Toledo.

http://www.toledo-virtual.com/restos-romanos-calle-nuncio-viejo/4-44-491-44.htm

http://www.patiosdetoledo.es/patios/nuncio-viejo-9-calle


NUÑEZ DE ARCE, Calle 

Calle Núñez de Arce. Calle aparentemente "anodina" pero que alberga muchas curiosidades a lo largo de la historia. En el número 5 de la calle se encuentra la Capilla de San José del siglo XVI, primera capilla dedicada en toda la cristiandad a San José, bien de interés cultural desde 1995. En el 12 se encuentra el Consejo Consultivo de Castilla-La Mancha en el edificio que fuera Casa de la Moneda durante la época de los Reyes Católicos y fábrica de espadas y armas en época del rey Carlos III. Durante otro periodo de tiempo, el edificio albergó la casa de correos por loque la calle se llamó durante ese tiempo la calle era conocida como la calle del Correo. En esta calle estuvo también la primera sede del Casino de Toledo durante el siglo XIX. Esta calle tuvo otras denominaciones, calle del Torno de las Carretas junto a la que ahora se denomina simplemente calle Carretas y calle de San Nicolás (así se llamaba en el Nomenclátor de 1864) junto a la actual calle Cadenas. ¿Anodina?

PADILLA, Plaza de
Plaza de Padilla, ubicada en la localización de la casa del comunero. La casa de Juan de Padilla y María Pacheco, su mujer, fue derribada por orden de Carlos I tras la derrota de los comuneros en la Guerra de las Comunidades de Castilla. 1521 para más señas.

PADRE JUAN DE MARIANA, Plaza del 

Plaza del Padre Juan de Mariana. Antes llamada plaza de San Juan Bautista. Preside la plaza la iglesia de San Ildefonso, conocida en la ciudad como iglesia de "los jesuitas" o de "San Juan", denominación que se extiende igualmente a la plaza "de los jesuitas". En esta plaza debido a la cercanía de los depósitos del agua de la plaza de San Román (conocida mientras estuvieron ahí los depósitos como la plaza de Los Depósitos) se instaló en 1863 la primera fuente pública de agua potable de la ciudad. Desde las torres de la iglesia hay unas fantásticas vistas generales de la ciudad y particulares de la catedral.

A mediados del siglo XVI esta plaza se llamaba del Conde de Orgaz por la presencia de la casona señorial o palacio  propiedad de don Gonzalo Ruiz de Toledo, señor de Orgaz (retratado en el más famoso cuadro de El Greco) y en la que se encontraba según la tradición toledana la habitación en la que había nacido San Ildefonso. El palacio y el edificio colindante propiedad del hospital de la Misericordia fueron derribados para construir la iglesia que hoy preside la plaza junto con una casa profesa de la compañía de Jesús que hoy en día es la Delegación de Hacienda de Toledo.  Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto.

PAJARITOS, Cuesta de los 

Cuesta de los Pajaritos. En Toledo las calles con cierta inclinación se denominan "bajada de" cuando el referente de la calle está en la parte baja de la misma, "subida de" cuando ocurre lo contrario y el referente está en la parte alta, y cuando no hay referentes de importancia se denominan "cuesta" como esta de Pajaritos. Calle pequeña, una de las más cortas de la ciudad, que une la plaza de la Ropería y la calle del Comercio o en toledano "Calle Ancha".

A finales del siglo XVIII se llamaba a esta calle,  plaza (a la parte más ancha) y calle al resto de la Espartería Vieja. Debió de ser este lugar el del establecimiento del gremio de esparteros de los que hay referencia desde al menos el año 1116 y que abarcaba también a la cuesta de Portugueses (Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto).

PANADEROS, Callejón de 

Callejón de Panaderos. O travesía de Panaderos, entre las antiguas calles de Obra-Prima y la plaza de las Verduras, hoy calles de Martín Gamero y plaza Mayor, conocida como plaza del Rojas. Posible ubicación del gremio que le da nombre dentro de la alcaná toledana.


PASCUALES, Cuesta de los

Cuesta de los Pascuales. Distintas teorías de dónde puede derivar el nombre de esta vía: Nombre que proviene de "la casa de los señores Pascuales", que vivieron en esta vía, en su acera derecha. O el nombre se deriva de que esta cuesta de los "pascuales" era el camino que antiguamente conducía a los corderos pascuales al matadero que habían en la explanada de San Miguel el Alto. Una calle con fuerte pendiente que permite obtener unas magníficas fotografías de la torre de la catedral. 

PEZ, Cuesta del

Cuesta del Pez. Situada en lo que se denomina barrio templario de la ciudad de Toledo. Su nombre está relacionado con la simbología cristiana templaria. También podría estar relacionado el pez con la dieta que llevaban los miembros de esta orden y que les hacía mucho más longevos que la media de la época, casi el doble. En esta dieta la presencia del pescado era muy habitual, además de legumbres y frutas frescas y limpias. Así lo recoge Francesco Franceschi, médico y autor, junto con otros tres colegas, de la investigación "Dieta de los caballeros templarios: ¿su secreto de longevidad?"

PINTOR MATÍAS MORENO,  Calle del

Calle del Pintor Matías Moreno. Calle dedicada a este pintor, escultor, copista y restaurador. Restaurador junto a Federico Madrazo de El Entierro del Conde de Orgaz de El Greco. Fue concejal en 1905 en el Ayuntamiento de Toledo. Este pintor tiene dedicada la sala de exposiciones de la Escuela de Arte de Toledo llevando su nombre. Calle/cuesta que une la calle del Colegio de Doncellas y la plaza de San Juan de los Reyes. 

PLATA, Calle de la 

Calle de la Plata, en el corazón del casco antiguo de Toledo. Su nombre hace referencia al gremio tradicional que ocupaba la misma, los plateros. En esta calle hay un famoso adarve robado a la ciudad, a la municipalidad, en el que hoy hay una estrecha vivienda en dos plantas. En 2008 en una finca de esta calle se hallaron los restos de una escultura romana altoimperial de entre los siglos I y III después de Cristo de un personaje con toga. La aparición de estos restos junto con otros aparecidos en la zona, hacen de esta, candidata a la ubicación del foro del Toledo romano.

PLATA, Travesía de la 

Travesía de la Plata. Anteriormente travesía de Menores. Corta vía que une la calle de la Plata con el callejón de Menores. A pesar de su escasa longitud contiene una casa con una espléndida portada renacentista que en 1777 pertenecía a Nicolás de la Palma.

PLEGADERO, Calle y travesía del

Calle y travesía del Plegadero. La calle es de las más largas del casco histórico de Toledo, sinuosa y estrecha. La travesía, con escalones y pasamanos central. Calle citada en la obra de Benito Pérez Galdós "Juan Guerra" que se desarrolla en buena parte en la ciudad de Toledo, por la que pasaba a diario uno de sus personajes, Leré.

La travesía tuvo probablemente en torno a 1561 el nombre de calle del Horno de Beatas, ya que debió de estar aquí el horno, quemado poco después, que debía pertenecer al cercano convento de la Vida Pobre o bien estar muy próximo y que fue incendiado en la ocupación francesa y demolido pocos años después (Fuente Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto).

PORTUGUESES, Cuesta de los

Cuesta de los Portugueses. Sobre el nombre varias posibilidades, todas en relación con vecinos de mayor o menor relevancia, pero todos portugueses de distintas épocas. Más reciente, un descubrimiento, reciente no, de época romana, una alcantarilla tardo-romana. Por lo empinado de la cuesta no es raro que esta calle formara parte del entramado de evacuación de aguas de la época romana. 30 metros escasos de calle, siglos de historia. Sobre el descubrimiento de la alcantarilla romana:

https://consorciotoledo.com/la-alcantarilla-romana-de-la-cuesta-de-portugueses/

POZO AMARGO, Bajada y cobertizo del 

Bajada y cobertizo del Pozo Amargo. Bajada desde la calle Cardenal Cisneros (calle de la Puerta Llana) a la calle del Pozo Amargo, más concretamente al propio pozo que da nombre a estas vías. Cobertizo que en realidad son dos sobre un callejón sin salida. En la bajada, según cuenta Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo, "el edificio más interesante que existió aquí del que quedan todavía restos, era una de las mezquitas desconocidas de Toledo". Espacios protagonistas de la construcción de un hotel de grandes dimensiones que también está generando grandes polémicas.

POZO AMARGO, Calle del 

Calle del Pozo Amargo. Nombre de leyenda. Raquel y Fernando, amor, ella judía, él cristiano. Terminaron ahogados en el pozo. El pozo que da nombre a la calle era conocido como de Caxali. En 1162 cambiará su nombre por el de Amargo al ser la época en la que se desarrolla e inspira la leyenda asociada a este lugar. La parte en la que se ensancha la calle y que es dónde se encuentra el brocal del pozo era conocida como plaza del Caxali. 

REAL, Calle

Calle Real. De la plaza de la Merced a la plaza de Santa Teresa de Jesús. Pasa por delante del Hospital del Nuncio inaugurado en 1793 como indica la inscripción sobre la puerta principal, hospital para atender a enfermos mentales construido por impulso y financiación del cardenal Lorenzana. En 1973 y dependiendo de la Diputación Provincial de Toledo se instaló aquí el Hospital Psiquiátrico y desde 1985 tras ser restaurado por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha acoge la sede de la Consejería de Economía y Hacienda de Castilla-La Mancha.

En 1931 el Ayuntamiento decidió llamar  a esta calle calle de Estanislao Figueras. Este nombre no caló en el uso popular y finalmente en 1936 volvió a llamarse como en la actualidad.

REAL DEL ARRABAL, Calle 

Calle Real del Arrabal. Es supuestamente el primer acceso que se usó para acceder al peñón fortificado de Toledo. "Esta primacía cronológica se basa en que es el acceso más cómodo para llegar al castro primitivo (y por tanto, el que primero necesitó de protección militar)" según recoge Julio Porres en su "Toledo y sus calles". Esta primacía y antigüedad hace que arranque tras atravesar la puerta de Bisagra, pase por la parte trasera de la Iglesia de Santiago del Arrabal, por delante de la ermita de la Estrella y termine encontrándose con la puerta del Sol, jalonada por tanto por un rosario de monumentos a cuál más interesante y bello.

RECOGIDAS, Calle de las 

Calle de las Recogidas. Debe su nombre a la ubicación en esta calle de una de las casas de recogidas aparecidas a mediados del siglo XVI, casas para acoger a mujeres en "dificultades". "Recogidas y alimentadas, predicadas y persuadidas las meretrices para que dejen aquella vida infame y pecadora, dónde muchas son convertidas y casadas y con sus maridos perdonadas, porque así para los casamientos como para el perdón de sus hierros se allegan de buenas personas algunas limosnas" (L. Hurtado de Toledo, op.cit.,p.557). Nace esta calle en la cuesta de San Justo, con un tramo sin salida y un segundo que desemboca en el paseo de San Lucas.

RECOLETOS, Calle de 

Calle de Recoletos. El nombre hace referencia a la antigua existencia en la plaza dónde desemboca esta calle de un convento de agustinos recoletos. Pequeña y estrecha calle en cuesta y con escalones que termina sin salida en un ensanche en el que resalta la portada del Palacio de Benacazón, también palacio de los Pantoja o de los Gaytán, y también en tiempos sede del Santo Oficio y de un museo de antigüedades, y más recientemente sede de la Fundación Caja Castilla-La Mancha. Típica casa toledana con patio de estilo mudéjar decorado con profusas yeserías y azulejerías.

REYES  CATÓLICOS, Calle de los
Calle de los Reyes Católicos. Larga calle ubicada en la antigua judería de Toledo, que va desde el paseo del Tránsito hasta la plaza de San Juan de los Reyes. Calle jalonada por las dos sinagogas que aún están en pie en la ciudad, la del Tránsito o de Samuel ha-Levi del siglo XIV y la Mayor o de Santa María la Blanca del siglo XII, así como por los restos de una tercera, la sinagoga del Sofer de dificil datación, entre el siglo XII y el XIII.

ROJAS, Calle de 

Calle de Rojas. Calle de corto recorrido de la calle de Alfonso XII a la plaza de El Salvador. Se llamó "Peso de Carbón" durante el siglo XVI, , también popularmente tuvo el nombre de calle de Rocines. Al menos desde 1811 ya se denomina de Rojas en referencia a una acomodada familia toledana, en 1775 vivía en ella el regidor perpetuo Bernardo de Rojas. En esta pequeña calle se encuentra de forma destacada el llamado palacio del conde de Cedillo datado en el siglo XVII y que conserva una imponeneete portada barroca. Este edificio ha pasado por diversos usos a lo largo del tiempo, incluido el de colegio (Colegio Sadel, a cuyo fundador está dedicada esta calle desde 1980  file:///C:/Users/Pc/Downloads/Bolet%C3%ADn-de-Informaci%C3%B3n-Municipal-de-Toledo--1980-n.%C2%BA-50.pdf  ) siendo en la actualidad una casa de vecinos.



ROPERÍA, Plaza de la

Pequeña pero de la que salen nada menos que seis calles, la calle de la Plata, la calle Cadenas, la calle Toledo de Ohio o Cuesta Belén, la calle Cordonerías, el callejón de Menores y la cuesta de Pajaritos. en esta plaza se instaló en Toledo el primer transformador eléctrico, en 1898, todo un edificio que hoy convive con el reto del patrimonio histórico de la ciudad (ladrillo rojo y carpintería verde).




SACRAMENTO, Calle, bajada y callejón

Calle, bajada y callejón del Sacramento. Tres vías pequeñas y estrechas que terminan desembocando en la bajada del Barco. Desembocan y nunca mejor dicho ya que se une el agua de lluvia que baja por ellas al que baja por su "cauce natural" de la bajada del Barco hacia el río. Mil veces recorridas, mil veces subidas, mil veces bajadas. En la calle proliferan hoy en su acera izquierda las puertas tabicadas, signo de abandono y deterioro. 

SAL, Calle y travesía de la 
Calle y travesía de la Sal. Retorcidas y estrechas corren "paralela" una y "transversal" la otra a la calle Hombre de Palo y plaza de las Cuatro Calles. Bajo la calle de la Sal se han encontrado restos de una alcantarilla romana por lo que se podría inferir que estos trazados viales datan de esta época. Más información:

https://consorciotoledo.com/alcantarilla-romana-en-la-calle-de-la-sal/


SAL, Cuesta de la 

Cuesta de la Sal, que sale a la calle de la Sal, alcana de los especieros, que llevaba a las Cuevas de Hércules. Hoy sede del tradicionalísimo bar Skala o el “champi” como es conocido en Toledo por la especialidad de la casa.
SALVADOR, Callejón del

Callejón del Salvador. Callejón sin salida, de pequeñísima extensión que sale de la calle de Santa Úrsula. En él tuvo su residencia definitiva el pintor y escultor del siglo XX Juan José Morera Garrido a quién está dedicado este callejón desde 1992. Para saber más sobre él, lo mejor es leer su discurso de ingreso en la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo como Académico Numerario de la misma: 

Discurso de ingreso


SAMUEL LEVÍ, Calle

Calle Samuel Leví. En el corazón de la antigua judería toledana. Leví, judío, rico, influyente, protegido del rey Pedro I de Castilla, almojarife o tesorero real. La calle bordea casi en su totalidad la sinagoga que mandó construir, hoy conocida como Sinagoga del Tránsito, y en la otra acera la que se presume fue su casa, hoy museo de El Greco. Finalmente preso, torturado y muerto en la cárcel. 

SAN AGUSTIN, Plaza de

Plaza de San Agustín, que debe su nombre a la presencia en la misma hasta el año 1821 de un convento desamortizado de agustinos recoletos. De la presencia de este convento también debe su nombre una de las calles que desembocan en esta plaza, la calle de Recoletos. En la misma ubicación hubo sucesivamente unos almacenes, una fábrica de fideos, un teatro de verano y un hotel para finalmente albergar recientemente el INP y actualmente la TGSS.  En el número 4 de la plaza, en su portada se puede apreciar el año de colocación al menos de esta portada, 1584, portada con triglifos y metopas en su parte frontal. También se puede observar el nombre del propietario de la casa (el de 1584) y la constancia de su relación con el Santo Oficio. Esta plaza albergó también durante 67 años un cine, cine Toledo primero y cine Imperio hasta su cierre en 1992. Historia del cine en esta plaza en: El Cine Toledo y El Cine Imperio (1925-1992) (abc.es)

SAN ANDRÉS, Plaza de 

Plaza de San Andrés. Recóndita, imposible tropezarte con ella si no vas en su búsqueda. Como muchas plazas de la ciudad, ocupa la antigua ubicación del cementerio anejo a una parroquia, en este caso la de San Andrés de la que toma el nombre, y del que debe ser la procedencia de las momias conservadas en buen estado en la cripta del templo. La plaza se completa con la casa de San José, el seminario Mayor de Toledo y la Casa Cedillo que fue palacio de Suero Téllez de Meneses y de Ruy López Dávalos en el siglo XIV y que alberga en la actualidad el Seminario Menor Santo Tomás de Villanueva, santo natural de la localidad ciudadrealeña de Villanueva de los Infantes.


SAN ANTONIO, Plaza de  

Plaza de San Antonio. Plaza en el extremo de la calle de Santo Tomé. Le da el nombre el convento de San Antonio de Padua, fundado como beaterio de mujeres en 1514. En 1525 las beatas compran la casa-palacio del comunero Hernando de Ávalos confiscada por Carlos I, se convertirá junto a otros inmuebles en el núcleo del convento. Esta plaza fue durante siglos punto de encuentro de la ciudad para las distintas comunidades ya que se situaba ahí un mercado o zoco muy popular.

SAN BARTOLOMÉ, Calle y corredorcillo de

Calle y corredorcillo de San Bartolomé. Les da el nombre la presencia de la iglesia homónima, una más de las iglesias mudéjares de la ciudad de Toledo. Mencionada en documentos ya en 1145. En 1877 se incorpora al monasterio de Jerónimas de la Reina, cuando esta comunidad ocupó el edificio inmediato. Desde 1957 fue casa sacerdotal. En 1998 fue declarada Bien de Interés Cultural con la categoría de Monumento. En el corredorcillo de San Bartolomé se encuentra una antigua casona que fue seminario de vocaciones tardías llamada Palacio de los Condes de Montijo. Esta casona cuenta con una espléndido salón de vistas.




SAN CIPRIANO, Camarín de 

Camarín de San Cipriano. En 1775 se llamaba callejón de los Muertos ya que ahí se ubicaba el cementerio parroquial de San Cipriano. El camarín al que hace referncia el nombre de la vía se construyó en 1660 como indica la inscripción adosada a la pared de la iglesia. El camarín era de la virgen de la Esperanza. Esta calle va de la plaza de San Cipriano hasta el paseo de las Carreras de San Sebastián.

SAN CIPRIANO, Plaza de 

Plaza de San Cipriano, antes de San Cebrián, con Iglesia que le da nombre. ¿Construida en el emplazamiento de una antigua mezquita? Parece que sí. Citada ya en documentos desde el 1125. Plaza dedicada a Adoración Gómez Camarero, editor de prensa y director del periódico toledano “El Castellano”, miembro desde 1931 de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo. En la misma plaza vivió Celedonio Perellón, considerado como el iniciador del arte erótico en España. Cipriano, Cebrián, Adoración y Celedonio, toda una colección de nombres en desuso.

SAN CLEMENTE, Calle de 

Calle de San Clemente. De la plaza de San Román al cobertizo de San Pedro Mártir. Calle jalonada por edificios religiosos, una acera por el Imperial Monasterio de San Clemente y la otra por la iglesia de San Román y el convento de San Pedro Mártir. En estos lares sólo quedan hoy en día 14 religiosas, todas en el Monasterio de San Clemente. La iglesia de San Román es hoy en día el Museo de los Concilios y de la Cultura Visigoda y el convento de San Pedro Mártir alberga la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de Toledo de la UCLM.

SAN CRISTOBAL, Calle de 

Calle de San Cristobal, de hechuras de callejón como confunden algunas fuentes, junto al paseo homónimo y uniendo este con la Travesía de San Torcuato, es según diversas fuentes el segundo "callejón", realmente calle más estrecha de Toledo, las medidas que dan esas fuentes son dispares y van de los 87 cm. a los 89 en su parte más estrecha pero en cualquiera de los casos le sitúan en el segundo lugar en angostura vial en la ciudad.

SAN CRISTOBAL, Paseo, Callejón y Travesía de 

Paseo, callejón y travesía de San Cristóbal. Les da el nombre a estas vías la presencia, en el paseo, de la torre de la que fuese iglesia de San Cristóbal, anteriormente mezquita de Al-Qasari. Es el único resto de la iglesia previsiblemente también al menos en parte del alminar de la mezquita después de que en 1959 se decidiera la demolición de la iglesia debido al estado de ruina en el que se encontraba. Esta zona del paseo de San Cristóbal conformada el antiguo barrio de Montichel.

SAN GINÉS, Calle y callejón de 

Calle y callejón de San Ginés. Ambas con medidas de callejón toman el nombre de la "mezquita" de San Ginés, después iglesia de San Ginés, ambas hoy desaparecidas, que se encontraban en el entorno de lo que hoy conocemos como Cuevas de Hércules, espacio estudiado y conservado por el Consorcio de Toledo. Para más información:

https://arqueologiatoledo.blogspot.com/2014/09/la-mezquita-de-san-gines.html

Este espacio de la ciudad cuenta con su correspondiente leyenda:"Las cuevas de Hércules y el palacio encantado".



SAN ILDEFONSO, Calle de 

Calle de San Ildefonso. De la Plaza de Capuchinas a la plaza de Santo Domingo el Antiguo. En el número ocho vivió Gustavo Adolfo Becquer junto a su hermano Valeriano en su estancia más prolongada del poeta en Toledo. La finca conserva un laurel de más de 8 metros que Gustavo y Valeriano plantaron hace más de 150 años.

SAN JOSÉ, Callejón de 

Callejón de San José. Callejón sin salida que va desde la calle Nuñez de Arce hasta el torreón de Azor o de Buenavista. Le da el nombre la capilla de San José situada en la esquina que forman ambas vías, de estilo renacentista, construida en el siglo XVI, obra del arquitecto toledano Nicolás de Vergara "El Mozo". Además de arquitecto Vergara era escultor, rejero y vidriero. El escondido torreón del Azor ofrece unas fantásticas vistas de la vega del Tajo y de un buen puñado de monumentos de la ciudad. Puede que fuera por esto último por lo que anteriormente este callejón se denominaba de Buena Vista.

SAN JUAN DE DIOS, Calle de 

Calle de San Juan de Dios, llamada con anterioridad calle del Horno, es una de las vías principales del barrio judío de Hamanzeite, próxima a la sinagoga del Tránsito, una de las dos que quedan en pie en la ciudad, barrio de viviendas más importantes que las de barrios próximos como Montichel o Assuica, coo se puede apreciar paseando por ella y observar algunas de sus portadas. En un grupo de casas de esta calle fundó Santa Teresa el convento de Carmelitas Descalzas de San José que permaneció allí por un cortísimo periodo de tiempo. 


SAN JUAN DE LA PENITENCIA, Calle de 

Calle de San Juan de la Penitencia. Da nombre a esta calle el convento homónimo, devastado por un incendio en 1936. Se conserva el claustro decorado con motivos platerescos y otros restos mudéjares y góticos. Actualmente el convento es sede del Conservatorio Superior de Música de Toledo "Jacinto Guerrero" y también  otra parte del edificio ha sido destinada para servir de sede y residencia de estudiantes de la Fundación Ortega-Marañón. Para más información sobre el edificio: 

https://cultura.castillalamancha.es/patrimonio/catalogo-patrimonio-cultural/convento-de-san-juan-de-la-penitencia-de-toledo


SAN JUAN DE LOS REYES, Bajada de 

Bajada de San Juan de los Reyes, hoy urbanizada con viviendas estuvo durante mucho tiempo como un derrumbadero que llegaba hasta la zona alta del castillo del puente de San Martín y al adarve de la muralla. Una de las aceras corresponde a la tapia del jardín del monasterio franciscano de San Juan de los Reyes.

SAN JUAN DE LOS REYES, Plaza de 

Plaza de San Juan de los Reyes. Le da el nombre el imprsionante monasterio de San Juan de los Reyes. Monasterio mandado construir por los Reyes Católicos para que incluyera el panteón real dónde descansar sus reales restos. Finalmente, no fue totalmente del agrado de los Reyes, sobre todo de la Reina a la que pareció según cuentan algunos cronistas "una nadería". La plaza también cuenta con el palacio de la Cava o palacio de los Duques de Maqueda construido entre los siglos XVI y XVIII y que conserva una portada aprovechada de estilo mudéjar del siglo XIV. Se trata de una gran plaza en cuesta que abarca desde la puerta del Cambrón hasta la portada de la iglesia del monasterio. 

SAN JUSTO, Bajada de
 
Bajada de San Justo, desciende con escalones casi toda ella desde la plaza de San Justo hasta la plaza del Colegio de Infantes o plaza de "La Bellota"

SAN JUSTO, Callejón de 

Callejón de San Justo, sin salida, lleva desde la plaza de San Justo hasta el Centro de Estudios Internacionales San Juan de la Penitencia de la Fundación Ortega y Gasset-Gregorio Marañón, que ocupa parte del antiguo convento mudéjar de San Juan de la Penitencia.

 SAN JUSTO, Cuesta de 

Cuesta de San Justo. Que asciende hasta la zona del Álcazar. En esta vía se situaba el "Taller de la Campana". En un antiguo granero de esta calle se instaló el taller en el que en 1753 se inicia la fundición y elaboración de la llamada "Campana Gorda" de la catedral de casi 18 toneladas, campana de San Eugenio, y que se termina de fundir en 1755. También es el escenario de la leyenda toledana de "El Cristo de las Cuchilladas".

SAN JUSTO, Plaza de 

Plaza de San Justo. La iglesia que da nombre a la plaza, Iglesia de los santos Justo y Pastor está documentada desde el año 1125.
En esta plaza se encuentra el Palacio de Amusco que alberga actualmente las oficinas de la Confederación Hidrográfica del Tajo. Además de interés están en esta plaza la casa de la familia Robles Gorbalán del siglo XVII, y otra, con un escudo cardenalicio sobre su fachada.
Esta plaza cuenta con una fuente instalada en 1866 y supuestamente procedente de la plaza del Padre Juan de Mariana. En esta plaza hay también un caserón de estilo neoclásico del que podemos conocer su fecha exacta de construcción al estar grabada en su fachada, 1617, si bien ha sufrido diversas modificaciones y restauraciones. En él se cree que residió Narciso Tomé, autor del majestuoso Transparente de la catedral. Durante muchos años este edificio fue un hospital y en la actualidad tras una profunda rehabilitación es un edificio de vecinos con viviendas de lujo. 


SAN JUSTO, Rinconada de 
Rinconada de San Justo. Pequeño espacio aledaño a la plaza del mismo nombre de no más de 8 metros cuadrados. En esta zona de la iglesia de San Justo y Pastor vivieron Lope de Vega, Narciso Tomé (autor del transparente de la catedral) y Juan Guas (arquitecto del monasterio de San Juan de los Reyes).

SAN LORENZO, Calle de
 Calle de San Lorenzo. Recóndita calle con hechuras de calle, callejón o plaza dependiendo del tramo de la misma. La parte en forma de plaza (pequeña) se conoce como plaza de la Munárriz. La calle alberga la en ruinas iglesia homónima de la que destaca la todavía en pie torre que fue antes mihrab de mezquita, la bonita casa llamada "del Jardín" y el palacio de Munárriz que da nombre a la parte confundida como plaza. Recóndita pero llena de historia y de historias.
SAN LUCAS,  Paseo, plaza, calle y travesía de 

Paseo, plaza, calle y travesía de San Lucas. San Lucas, iglesia mozárabe que mantuvo el rito tras la "reconquista". Todos los indicios indican que la iglesia fue antes mezquita. Se ubica en una zona privilegiada de la ciudad cerca del río Tajo. Ya era citada en un poema atribuido a San Ildefonso dónde dice que fue erigida en el año 641.

Aquí se puede conocer parte de la historia pasada y la muy reciente de restauración llevada a cabo:

http://santasjustayrufina.org/Paginas/22.SanLucas.htm



SAN MARCOS, Calle de 

Calle con aspecto de callejón. De la Calle de la Ciudad a la Plaza del Juego de Pelota. Balcones, Miradores, Rejas y buenas vistas.

SAN MARTÍN, Bajada, alamillos, cuesta y callejón de

Bajada callejón, alamillos y cuesta de San Martín. Todas estas vías del entorno de la puerta del Cambrón y del monasterio de San Juan de los Reyes, así como el puente homónimo toman el nombre de la desaparecida parroquia de San Martín. Todo el entorno ha sido conocido como barrio de San Martín. La iglesia debió de ser erigida a raíz de la conquista de Toledo por parte de Alfonso VI según cuenta Julio Porres Martín-Cleto en su Historia de las calles de Toledo.

SAN MIGUEL, Cobertizo 

Cobertizo de San Miguel. Uno  de los cobertizos menos conocidos de la ciudad. Para los seguidores del rastro de la Orden del Temple sí es conocido. Le da el nombre la iglesia de San Miguel que lo aguanta, ubicada en pleno corazón del barrio ¿templario? de la ciudad, cerca de la plaza del Seco dónde se cree estaba la ¿hospedería templaria? toledana. Los primeros datos sobre la iglesia se remontan al siglo XII, aunque la estructura actual data del siglo XVII en el que sufrió una gran remodelación.

SAN NICOLÁS, Plaza de 

Plaza de San Nicolás. Pequeña, cruce de caminos de las calles Alfileritos, Sillería, Cadenas y Núñez de Arce. Poco más. Le da el nombre la presencia de la iglesia homónima, construida en el siglo XVIII seguramente sobre otra preexistente del siglo XVI. "Abadía"-cervecería, cannabis en un rincón.

SAN PABLO, Calle de 
Calle de San Pablo. Calle en zigzag a la que le da nombre la presencia en este lugar del convento homónimo. Se trata de un monasterio de la orden de las Jerónimas que fue fundado en 1373 por Doña María García de Toledo al que se le fueron añadiendo distintas casas colindantes hasta configurar la construcción actual con una variedad de estilos. La iglesia de 1633 es de planta rectangular de  una sola nave. Por desgracia y a pesar de la belleza del conjunto no tienen visita abierta al público. De gratos recuerdos de la infancia. Curiosamente recientemente durante un corto periodo de tiempo y por error, esta calle ha estado rotulada como calle de San Carlos; ya enmendado el error.


SAN PEDRO, Callejón de 

Callejón de San Pedro. Pequeño callejón sin salida junto a la catedral que incluye un antiguo adarve de origen islámico de veinte metros escasos que en la actualidad está amortizado con la construcción de tres viviendas. En 2011 este callejón fue objeto de una renovación y adecentamiento integral tanto del piso del mismo como de fachadas y patios de las viviendas. Se conocen hasta cinco denoinaciones de este callejón o adarve.

SAN ROMÁN, Calle de

Calle de San Román. Calle de casi 200 metros y más ancha que la media de las calles del  casco, pero sin vecinos seglares ya que la han compuesto históricamente hasta cinco edificios religiosos, tres de los cuales ya no tienen esta función habiendo pasado a tenerla educativa y cultural. De la plaza Padre Juan de Mariana a la calle de Estebán Illán.


 SAN ROMÁN, Plaza de

En la parte más alta del casco histórico de Toledo. La  estatua de Garcilaso de la Vega, poeta y soldado por partes iguales, mira a la Iglesia de San Román dónde reposan sus restos. En esta iglesia está hoy ubicado el Museo de los Concilios y la Cultura Visigoda. En esta plaza también estaba la casa familiar del poeta soldado. En esta plaza también vivió Teresa de Jesús.

SAN SEBASTIÁN, Bajada de

Al final la Iglesia que da el nombre a la calle. Barrio de Al- Dabbagin o de Curtidores. Desde el siglo X, época islámica, hubo una construcción en ese lugar, mezquita seguramente. En la calle se encuentra actualmente la Sede de la Junta de Cofradías, Hermandades y Capítulos de Semana Santa de Toledo.

SAN TORCUATO, Calle y travesía de 

Calle y travesía de San Torcuato. Les da el nombre a estas dos vías toledanas el hecho de que aquí estuvo la parroquia mozárabe de San Torcuato que ya en el siglo XVI se quedó sin feligreses. El templo original fue fundado en el año 700 o 701 sufriendo diversas transformaciones, hoy en día se conserva tan sólo una portada del siglo XVII con una imagen del santo titular.

Fuente: http://www.mozarabesdetoledo.es/cmt_rese%C3%B1a.h

En la travesía se encuentra La Casa de las Miñacas, una de las casonas más singulares y bellas de Toledo. Desde ella se pueden contemplar unas inmejorables vistas hacia el valle del Tajo.


SAN VICENTE, Plaza de 

Plaza de San Vicente. Le da el nombre la iglesia homónima de la que existe documentación que dice que fue fundada por Alfonso VI poco después de su conquista de Toledo. Figuraba como parroquia ya en 1125. En el edificio actual tras distintas reformas queda como elemento más antiguo el ábside que podría datar del siglo XIII. Iglesia desacralizada y que en la actualidad es un centro de ocio, bar de copas, cafetería, sala de exposiciones y sala de conciertos. Entre 1929 y 1961 albergó el museo parroquial de arte sagrado. La plaza está integrada también entre otros por el lateral del palacio Lorenzana mandado construir en 1795 por el cardenal Lorenzana, el convento de Las Gaitanas cuyo origen se remonta al siglo XV y la sede de la Cámara de Comercio de Toledo. 



SANTA ANA, Bajada de

Aquí se puede encontrar parte de la muralla que cercaba la judería de Toledo y la calle que era adarve y que comunicaba con la vía que se dirigía al Castillo Nuevo de los Judíos, fortaleza con patio de armas que guardaba la entrada a la ciudad desde el puente de San Martín.

SANTA CATALINA, Plaza, calle y travesía de 

Plaza, calle y travesía de Santa Catalina. Deben su nombre al cercano colegio de Santa Catalina fundado el año 1485. Este colegio tenía las mismas funciones que realiza la institución que ocupa actualmente su lugar tras distintas reformas, destrucciones, reconstrucciones y añadidos y que no es otra que la de formar eclesiásticos (seminario). Desde 1925 el centro se llama con el nombre del infanteño Tomás de Villanueva. 


 SANTA CLARA, Calle y plaza

Calle y plaza de Santa Clara. Toman el nombre del monasterio ubicado en la plaza. Monasterio fundado a mediados del siglo XIV formado por dos palacios mudéjares, de los más antiguos de Toledo, y que tras casi 700 años cerró sus puertas en 2015 por falta de vocaciones. En la plaza también está el edificio renacentista del Palacio del marqués de Malpica y Valdepusa del siglo XVI que alberga la Demarcación de carreteras del Estado en Castilla-La Mancha y que va a ser profundamente restaurado en los próximos meses. La calle se remata con uno de los tradicionales cobertizos de la ciudad.



SANTA CLARA, Cobertizo de 

 Cobertizo de Santa Clara. A partir de mediados del Siglo XVI para paliar la insalubridad que producían los cobertizos al no recibir las calles el agua de lluvia y no correr esta haciendo la limpieza natural de las mismas, solo se permitían los que cumpliesen con una curiosa norma: tenía que pasar por ellos un caballero, montado a caballo con lanza vertical apoyada en el estribo; si pasaba se podía mantener o construir, en caso contrario no se podía construir o había que derribarlo. Para no derribar este cobertizo de Santa Clara, ya que no cumplía con esta norma, se rebajó el nivel de la calle picando en la roca madre (se puede ver como aflora esta roca madre en uno de los lados).

SANTA EULALIA, Plaza y calle de 

Plaza y calle de Santa Eulalia. Les da nombre la presencia en la calle de la iglesia de Santa Eulalia de la que hay noticias desde el año 559, época visigoda bajo el reinado de Atanagildo. Verosímil por el gran número de restos de este origen e incluso de origen romano. El actual edificio está datado en el siglo XII, mencionado en documentos de 1181. Estilo mudéjar arcaico y rito mozárabe mantenido hasta la actualidad. Para más información:

https://cultura.castillalamancha.es/patrimonio/catalogo-patrimonio-cultural/iglesia-de-santa-eulalia-de-toledo

https://www.parroquiamozarabe.com/

https://toledoolvidado.blogspot.com/2012/11/la-iglesia-de-santa-eulalia.html


SANTA FE, Calle de 

Calle de Santa Fe. Calle fruto de la reordenación de la zona de Zocodover tras la Guerra Civil como consecuencia de la destrucción casi completa de toda la zona. Desde el s. XI hay constancia de lugar de oración en la actual ubicación del Convento de la Santa Fe que está construido sobre antiguas ruinas musulmanas, concretamente sobre el antiguo recinto del al-Hizam (también "Alficén"), que en árabe significa cinturón, el punto más alto y mejor defendido en la ciudad de #Toledo.

SANTA ISABEL, Calle de 

Le da el nombre el Convento sufragado por los Reyes Católicos y en el que está enterrada su hija Isabel. Morada temporal de Galdós. Sede ya cerrada del colectivo Tolmo, impulsor del arte contemporáneo en Toledo.

SANTA ISABEL, Plaza y travesía de

Plaza y travesía de Santa Isabel. Les da el nombre la imponente presencia del convento homónimo que fue fundado en 1477 por María Suárez de Toledo sobre las denominadas "casas dela reina", una serie de palacios cuya dueña era Juana Enríquez, madre del rey Fernando "el Católico". La denominación exacta del convento es Santa Isabel de los Reyes. 

En la plaza se encuentra la actual sede de la Escuela de Traductores de Toledo de la Universidad de Castilla-La Mancha en el llamado parece que erróneamente palacio del Rey Don Pedro, ya que fue construido después de la muerte de este rey. Construido en el siglo XIV. 

Para más información sobre el convento:

https://ciudaddelastresculturastoledo.blogspot.com/2014/06/entorno-de-santa-isabel-toledo.html

Y sobre la Escuela de Traductores medieval:

https://blog.uclm.es/escueladetraductores/historia-de-la-ett/

Una curiosidad en la travesía. Aunque a simple vista sólo se ve un cobertizo (comunicación entre dos edificios), realmente hay dos, el elevado que todo el mundo conoce y uno paralelo subterráneo.

La plaza llevó anteriormente el nombre de plaza del Rey don Pedro. 

SANTA JUSTA, Calle de

En esta calle estaba ubicado el Mesón-Fonda-Hotel del Lino del siglo XII al siglo XX, lugar de hospedaje habitual de D. Benito Pérez Galdós en sus estancias en Toledo. En la misma calle está la Iglesia de las Santas Justa y Rufina, una de las llamadas parroquias mozárabes, documentada desde el año 1156. Probablemente hubo una mezquita anteriormente en el mismo lugar.


SANTA LEOCADIA, Calle y cuesta de

Calle y cuesta de Santa Leocadia. Ambas se podían haber llamado "cuesta", dos vías con importante pendiente, la cuesta incluye escalones. Les da su nombre la iglesia homónima que se alza entre la calle y la cuesta. Iglesia según la leyenda alzada sobre el solar dela casa dónde nació la santa. Desde el siglo XII hay noticias de su existencia, si bien hasta la actualidad los elementos más antiguos de estilo mudéjar datan del siglo XIII, la torre, el ábside y parte de la portada.
SANTA MARÍA LA BLANCA, Calle y travesía

Calle y travesía de Santa María la Blanca. Dos estrechas calles que rodean el homónimo monumento conocido como Sinagoga de Santa maría La Blanca. Nombre contradictorio mezcla de religiones. Edificio que nació como sinagoga en el año 1180 y que sucesivamente tras el pogromo del año 1391 fue iglesia, beatario y cuartel. Austera por fuera, deslumbrante por dentro.

Más información sobre esta sinagoga en:

https://cultura.castillalamancha.es/patrimonio/catalogo-patrimonio-cultural/sinagoga-de-santa-maria-la-blanca

SANTA TERESA DE JESÚS, Plaza de 

Plaza de Santa Teresa de Jesús, junto a la muralla que da al Paseo de Recaredo. En esta plaza está la casa dónde fue asesinado el poeta toledano amigo de Lope de Vega, Baltasar Elisio de Medinilla. En el lado opuesto a esta casa está el Convento de San José, levantado a mediados del siglo XVI, de las Carmelitas Descalzas, orden de la que fue fundadora la que da nombre a la plaza.


SANTA ÚRSULA, Calle de

Calle de Santa Úrsula. De la plaza del Salvador a la calle Cristo de la Parra. Todo el primer tramo de la calle desde la plaza del Salvador corresponde en su margen izquierdo al inmenso edificio que albergaba el convento que da nombre a la calle, el de Santa  Úrsula. De este convento lo más relevante es la iglesia de estilo mudéjar terminada en el año 1360 que conserva un retablo de 1535 llamado de la "Visitación", obra de Alonso de Berruguete. A finales de 2015 la congregación de agustinas ocupantes de este convento pusieron fin a más de siete siglos de historia y vida contemplativa al abandonar el mismo.


SANTA ÚRSULA, Callejón de 

Callejón de Santa Úrsula. Vía prácticamente ocupada en su totalidad en sus dos lados del callejón por el convento de Santa Úrsula, que le da el nombre. El edificio principal del convento se encuentra en el lado izquierdo mirando según se sube, en el derecho también hay edificaciones que forman parte del convento. Cuando había religiosas, estas abandonaron el mismo en 2015, accedían de un lado al otro del callejón por un pasadizo existente bajo la calle. En la parte izquierda haciendo esquina con la calle de Santa Úrsula hay un bonito guarda-ejes para salvar la esquina incrustado en un fantástico guardacantón. 


SANTO DOMINGO EL ANTIGUO, Plaza de 


Plaza de Santo Domingo el Angiguo. Se delimita con el monasterio de Santo Donimgo el Antiguo, la iglesias de Santa Leocadia, el Consorcio de Toledo y la que fue casa del músico y guitarrista Paco de Lucía, hoy reconvertida en hotel.
En el monasterio se asegura que están ubicados la sepultura y los restos de El Greco, algunos investigacores lo ponen en duda, enterrado sí pero trasladados los restos posteriormente también. De momento no hay datos concluyentes.


SANTO DOMINGO EL ANTIGUO, Calle de
Calle de Santo Domingo el Antiguo, delimitada en una acera por el convento de Santo Domingo el Antiguo y en la otra por el Centro Social del Distrito del Casco Histórico (Padilla) dónde se cree se ubicaba la casa solariega dónde nació el poeta-soldado Garcilaso de la Vega con placa dónde se reseña esta información sobre el "Príncipe de los Poetas". Sobre este dato hay numerosas dudas.


SANTO DOMINGO EL REAL, Plaza y cobertizo de 
Plaza y Cobertizo de Santo Domingo el Real. Toman el nombre del convento de cuya iglesia tiene la entrada en la plaza. Iglesia con entrada singular, pórtico apoyado en cuatro columnas dóricas de piedra sobre grandes basamentos, poco habitual en Toledo a pesar del gran número de conventos e iglesias existentes en la ciudad. El convento fue fundado en 1364 por las aportaciones de Inés García de Meneses, doña Inés de Ayala, doña Teresa de Ayala y doña María de Castilla, hija de Pedro I de Castilla. Todas están enterradas en el coro de la iglesia. En ese tiempo vivienron el el convento Catalina de Lancaster y algunas religiosas de estirpe regio y alta alcurnia, lo que le valió el apelativo de "Real". El cobertizo, el más largo de los que todavía quedan en la ciudad realmente pertenece al convento de Santa Clara como otro más, aledaño a este.

SANTO TOMÉ, Calle de
Calle de Santo Tomé. De la plaza del Salvador a la plaza de San Antonio. Calle custodiada y presidida por una torre inconfundible desde probablemente el siglo XI, es la torre de la iglesia de Santo Tomé o Santo Tomás Apóstol, y anteriormente como alminar de mezquita. Es una de las calles más transitadas de Toledo por parte de sus visitantes, enmarcada en la antigua judería toledana de la que en la Edad Media arrancaban multitud de adarves y callejones que llevaban a otras zonas de la propia judería. Calle que la ciudad de Toledo tiene dedicada al doctor Gregorio Marañón, intelectual ligado intimamente a la ciudad. Se puede ampliar esta información en:
El 17 de noviembre de 1969 rodó en esta calle algunas escenas de su genial película Tristana (fuente blog Toledoolvidado:

SECO, Plaza del

Plaza del Seco. Huella templaria. A la plaza se asoma la Casa del Temple, edificio único y singular del casco antiguo de Toledo construido entre los siglos XI y XII. Probablemente es el edificio civil más antiguo de la ciudad y entre los más antiguos de España. El nombre de la plaza data al menos del siglo XIII cuando tenía carácter comercial.

SIERPE, Calle de la

Calle de la Sierpe. Nombre por su condición de trazado serpentenate, hoy solo tiene dos zigzags pero hasta mediados del siglo XIX tenía cuatro por la existencia de otro inmueble que ocupaba gran parte de lo que hoy es una pequeña placita que forma parte de la calle. Durante un añao vivió en esta calle Lope de Vega, Fénix de los Ingenios junto a su mujer Isabel de Urbina entre los años 1590 y 1591 (documentado en 2017 por Mariano Calvo y Jean Passini). Otrora "El Bajito", "El Champi" y  "El Rincón", hoy "El Sirio" y "El Comes".

SILLERÍA, Calle y callejón de

Calle de la Sillería y Callejón de la Sillería. Calle y Callejón sin salida que antiguamente la tenía a la plaza de Zocodover. Deben ambas vías su nombre al gremio ocupante de las mismas, el de los silleros y/o mesoneros ya que estas vías desde el siglo XV estaban llenas de mesones como atestiguan varios documentos de la época y que según apunta como hipótesis el historiador Julio Porres en su "Historia de las Calles de Toledo" era en estos establecimientos en los que se vendían sillas de montar que se fabricaban en los propios mesones. Mesón queda, la Taberna Gallo. El libro Guinness de los Records sitúa en la calle la ventana más pequeña del mundo en un caserón del siglo XVI restaurado en 1973. 

SINAGOGA, Calle de la

Calle de la Sinagoga. De la calle Hombre de Palo a la calle de la Granada. Esta calle fue la ubicación del cine Moderno que  arrancó el 8 de noviembre de 1917 con la proyección de "El robo del Hotel Astor". El cine abierto por Maximino Guerrero cerró sus puertas definitivamente el 30 de septiembre de 1973. En la actualidad se conservan una puerta auxiliar y las escaleras de acceso a los pisos superiores de butacas, principal y entresuelo.

A finales de 2019 también cerró en esta calle otro tradicional local de la ciudad, Casa Aurelio, tras casi 70 años de trayectoria gastronómica desde 1953.

Paralelo a esta calle hay un adarve o callejón "robado a la ciudad" que aún conserva peldaños y pavimentos centenarios.

SIXTO RAMÓN PARRO, Calle de

Calle de Sixto Ramón Parro. Antes llamada Calle Tripería. Calle que une la plaza Mayor con la plaza de San Justo. En la fachada de un restaurante actual de esta calle existía un dibujo-mural en forma de cuatro medallones que representaban las cuatro estaciones del año, los cuatro tiempos, desaparecidos en una reforma del edificio. Este dibujo-mural da nombre a la inexistente plaza de Los Cuatro Tiempos ya que no existe como tal formando parte sin más de la calle que nos ocupa en este post. Sixto Ramón Parro, toledano de la localidad de Villacañas es el autor de la obra “Toledo en la mano”, fue alcalde de Toledo entre 1848 y 1850 y vivió en esta calle que lleva su nombre. Buena parte de esta calle está delimitada por la catedral.

SOLA, Calle

Calle Sola. Sólo sé que no sé nada sobre el nombre de esta calle. Tal vez se deba a la práctica ausencia de vecinos y vecinas en ella, sólo un portal a pesar de sus más de cien metros de longitud. Un lateral de la calle ocupado prácticamente en su totalidad por el seminario menor y el otro ocupado totalmente por la parte trasera del convento de Santa Isabel. De la plaza de Santa Isabel a la plaza de Santa Catalina. De santa a santa  por sola.



SOLAREJO, Plaza del

Plaza del Solarejo. Entre la calle Comercio (calle Ancha) y la calle Tornerías (calle de las Pescaderías). Tiene este nombre al menos desde 1467 y hace referencia al gremio establecido en este espacio "zapateros de obra gruesa", zoco de guarnicioneros. En esta plaza, antes llamada calle, se encontraba la entrada a la mezquita del siglo XI llamada de Tornerías que tenía su fachada principal en la calle homónima. Uno de los pocos templos musulmanes que han llegado hasta nuestros días. En la actualidad (2021-2022) se está efectuando por parte de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha una profunda restauración del edificio para destinarlo a Centro de Promoción de la Artesanía de Castilla-La Mancha.

https://cultura.castillalamancha.es/patrimonio/catalogo-patrimonio-cultural/mezquita-de-tornerias-de-toledo

Esta plaza tuvo antes el nombre de plazuela de la Cerería.

SOLEDAD, Calle de la

Calle de la Soledad. Antes llamada travesía del Seco ya que une la plaza del mismo nombre con la cuesta de Capuchinos. Calle con forma de extraña "T" con un ramal sin salida y cobertizo. El nombre de la calle parece proceder de la existencia desde el siglo XVI en esta calle, en la parte del cobertizo, de un retablo y una estatua de la Virgen de la Soledad. La gente empezó a llamarla así de forma popular y el nombre ha permanecido en el tiempo. El retablo y la Virgen desaparecieron durante la invasión napoleónica. Entre las casas que conforman esta calle está la llamada Casa del Temple o de los Templarios. Para más información sobre esta casa:

https://cultura.castillalamancha.es/patrimonio/catalogo-patrimonio-cultural/casa-del-temple-de-toledo


SOLEDAD, Callejón de la 

Callejón de la Soledad, el más estrecho de la ciudad de Toledo, según todas las fuentes consultadas, con 86 cm. en su parte más estrecha. Callejón sin salida situado en la calle de Santo Tomé en plena judería. Es el más estrecho y también probablemente el más corto.


TALLER DEL MORO, Calle

Calle Taller del Moro. Ubicada en los que fueron los límites de la judería mayor de Toledo. Le da el nombre el edificio llamado “Taller del Moro”, antiguo palacio de estilo mudéjar del siglo XIV declarado Monumento Histórico Artístico en 1931. Lo más impresionante de este edificio son los dos arcos de herradura con yeserías y los artesonados de madera que conserva. Para más información:

https://cultura.castillalamancha.es/museos/nuestros-museos/museo-taller-del-moro


TENDILLAS, Plaza y calle de las

Plaza y calle de las Tendillas. Plaza que no procede de un espacio asociado a una parroquia como cementerio como es habitual en la ciudad de Toledo. Estas plaza y calle, el entorno, es citado en el Quijote, el lugar dónde vivía el padre de una moza llamada "La Tolosa". En época de Cervantes esta era una zona de mucha actividad comercial. La calle está dedicada al académico de la Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, Guillermo Téllez. 


TINTES, Plaza y calle de los

Plaza y calle de los Tintes. En el antiguo barrio de adabaquines o Aldabaquin, barrio de curtidores y tintoreros, hoy de la Cornisa, se encuentran esta calle y esta plaza donde residía Miguel de Cervantes en sus estancias en Toledo. Vivía en la casa que poseía en esta plaza su mujer Catalina de Salazar (documentado en 2012 por Mariano Calvo y Jean Passini). Según Cervantes relata en el capítulo IX de El Quijote, la traducción del manuscrito de Cide Hamete Benengeli adquirido en la alcaná toledana se realizó en la casa del narrador, ¿aquí? ¿en la plaza de los Tintes? "Por facilitar más el negocio, le truje a mi casa, dónde en poco más de mes y medio la tradujo toda, del mesmo modo que aquí se refiere".


TOLEDO DE OHIO, Calle de

Calle de Toledo de Ohio o Cuesta Belén. Toledo de Ohio, nombre oficial, pero los toledanos y toledanas la conocen por la Cuesta de Belén desde 1715 cuando se colocó una imagen de la Virgen en la entrada de la misma desde la calle Comercio o calle Ancha. Esta calle formaba parte de la calle de la Plata hasta que a este tramo de la calle en 1934 se le nombra como calle Toledo de Ohio, homónima ciudad con la que la ciudad de Toledo está hermanada.



TORNERÍAS, Calle  

Calle Tornerías, del gremio de artesanos torneros que durante siglos ocuparon esta calle y de las pescaderías (nombre oficioso) durante los siglos XX y XXI por el gran número de estos establecimientos abiertos al público en ella. Hoy en día ni unos ni otras, queda tan sólo una pescadería abierta al público.Está documentada desde la Reconquista aunque se puede decir que la calle tiene origen romano como atestiguan las bóvedas de esa época sobre las que se levanta la mezquita sita en esta calle y que ha llegado hasta nuestros días, en proceso de restauración en estos momentos.

TORO, Callejón del 

Callejón del Toro, el cuarto más estrecho de Toledo, 90 cm. en su parte más estrecha, tras el de la Soledad, 86 cm., el de San Cristóbal, 87 cm. y el de Jesús, 88 cm., aunque hay listas que incluyen también al callejón del Infierno entre el top cinco de los más estrechos con 91 cm. asignando otras medias distintas a los mencionados anteriormente como al de Jesús 92 cm.

Debe su nombre bien a la residencia de un noble vecino apellidado Toro o como dice otra teoría más divertida y que lleva a un toro atrapado encajado en el mismo debido a su pequeña anchura y escapado supuestamente del corral de vacas del Corralillo de San Miguel.



TRINIDAD, Calle de la 

Calle de palacios, oratorios, iglesias y conventos, palacio de los Condes de Oñate con su portada renacentista, palacio arzobispal, iglesia de San Marcos, capilla de la Inmaculada, capilla conventual de Jesús y María y también el Archivo Histórico Provincial.

TRIPERÍA, Bajada de la

Bajada de la Tripería, entre la calle Sixto Ramón Parro (antes llamada de la Tripería) y la bajada de San Justo. El origen del nombre de una manera u otra de estas dos vías se deriva de su proximidad a las carnicerías mayores en el siglo XVI, que ocupaban el espacio del actual mercado de abastos y/o la localización de un matadero en la parte alta de la calle. El comercio de tripas y su eliminación parecen vinculados a esta vía de no más de 40 metros en la que mendigaba el Lazarillo de Tormes durante su estancia en la ciudad.


USILLOS, Callejón de los 

Callejón de los Usillos. En distintos documentos, planos y artículos se refieren a este callejón también como de los Husillos o de los Fusillos. En cualquier caso, hace referencia a una familia de judeoconversos que vivía en una casa al fondo de este callejón. Casa que contiene pasillos subterráneos. Fuente Toledo Escondido. Alejandro Vega.

https://toledo-escondido.com/subterraneos-secretos/13%c2%ba-vestigio/

Husillos, 2 Callejón de los (patiosdetoledo.es)

En el patio del nº 4 se encuentra uno de los pocos lavaderos que quedan en la ciudad de las decenas que hubo en otros tiempos.

https://consorciotoledo.com/categoria-blog-1/el-lavadero-del-armino/


VALDECALEROS, Plaza de 

Centro del barrio de los caleros dentro de la judería toledana, que utilizaban la cal que se traía de la localidad de Argés. Se cree que en esta ubicación estaba una de las sinagogas más famosas de la ciudad cuando en la ciudad había hasta diez.

VIDA POBRE, Calle de la 

Calle de la vida Pobre. Se sitúa a la espalda de la iglesia de San Andrés. toma el nombre de un convento de jerónimas que estuvo ubicado en esta calle, cuya fundadora cuentan que repartió sus bienes entre los pobres. María, hija bastarda del rey Fernando I de Portugal empezó desde entonces a ser conocida como María La Pobre. Este convento fue destruido por un incendio durante la ocupación francesa.

VIRGEN DE GRACIA, Plaza de la 

Plaza de la Virgen de Gracia, junto al mirador del Paseo Virgen de Gracia. Entre la fundación de religiosas Sopena y el Colegio de Doncellas Nobles.


ZOCODOVER, Plaza de 

Plaza de Zocodover, del árabe suq ad-dawabb, que significa "mercado de bestias de carga". Centro de la actividad secular de la ciudad de Toledo, mil actividades, mil distribuciones, mil aspectos. A finales del s.XIX no lucía menos de 40 árboles, hoy ni media docena. La denominación popular se ha impuesto definitivamente a las distintas denominaciones oficiales que ha tenido este espacio singular de la ciudad.

Entre los nombres oficiales que tuvo está el de plaza de la Constitución, en conmemoración de la redactada en Cádiz en 1812. Y aunque no debió de ser usado salvo en algún documento oficial, el rótulo con el nombre permaneció empotrado sobre el Arco de la Sangre (anteriormente llamado puerta de la Coracha) hasta que fue eliminado al reconstruirse el Arco y su manzana en 1945 tras su destrucción durante la guerra civil. Fuente: Historia de las calles de Toledo de Julio Porres Martín-Cleto.








Comentarios

Entradas populares